viernes, 20 de diciembre de 2013

Cupcakes de vino especiado "Glühwein"


Si queréis saber, en parte, a qué sabe y huele la navidad en los países del noreste de Europa... haced estos cupcakes.... saben y huelen igual!!! El aroma que dejan en casa es una maravilla...





Es uno de los sabores y olores más habituales, desde que comienza el frío, y sobretodo por estas fechas.  Es un vino especiado que se elabora en numerosos hogares y se sirve templado. Existen numerosas versiones, todo es encontrar la composición que más os guste a base de hacerlo y probar.

En Suiza, por ejemplo, lo sirven en los diferentes lugares de hostelería y tiene la particularidad de que la lengua se te queda del mismo color que del vino... una anécdota.












Vamos con la receta...

Ingredientes para el vino especiado en caso de no haberlo comprado:
- 750 ml de vino tinto
- 250 ml. de agua (se le puede quitar el agua, estará más concentrado)
- 3 clavos
- 2 ramas de canela
- 1 chupito de anís (o anís estrellado)
- la piel de un limón y de una naranja mediana
- 3 cucharadas de azúcar blanca o moreno

(También se le puede añadir laurel, cardomomo, una pizca de nuez moscada,  algún toque de otro licor) 

Ingredientes para el bizcocho (12 cupcakes con moldes estándar de 5 cm. de diámetro en su base):
- 150 gr. de harina
- 1 cucharadita de polvo de hornear (levadura tipo Royal)
- 1 cucharadita de canela en polvo
- 1/2 cucharada de cacao en polvo sin azúcar (uso de la marca Valor, en lata de hojalata)
- 2 huevos M-L
- 100 gr. de azúcar
- 75 ml. de aceite suave
- 125 ml. de vino especiado "glühwein" templado
- 50 gr. de chocolate negro rallado

Ingredientes  para la crema de mantequilla:
- 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 325 gr. de azúcar glass
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 2 cucharadas de vino especiado "glühwein"
- colorante en pasta si se quiere


Manos al vino especiado sino se ha conseguido comprar... facilísimo, y además os sobrará para ir tomándolo templadito... está buenísimo!!!

Poner en un cazo todos los ingredientes, menos el azúcar que se añadirá al final. Calentar hasta que infusione, durante una hora, pero con cuidado de que no hierva. Retirar del fuego y añadir el azúcar y remover hasta que se disuelva. Colar y dejar templar.

Hay diferentes versiones, otra... poner todos los ingredientes en una olla junto con el azúcar hasta que los aromas de las diferentes especias brotan, en este momento cubrir la base de la olla con un poco de vino y remuever con una cuchara de madera hasta que el azúcar se disuelva. Finalmente añadir el resto del vino y calentar durante 35-40' sin dejar que hierva, corregir de azúcar, colar y dejar templar. 

Se puede guardar en una botella de cristal, utilizar y calentar cada vez que se quiera...

¡¡¡Lo pienso hacer todas las navidades!!!... aunque en casa sólo me lo beba yo, a mi marido no le gusta el vino... 






Manos a la masa de los cupcakes...

Precalentar el horno a 160 ºC con aire arriba y abajo o a 180ºC si no se tiene aire, arriba y abajo.

Preparar la bandeja de cupcakes con sus correspondientes papelitos. Si no se tiene, y se tienen 12 flaneras individuales aptas para el horno, pues eso, con los papelitos para los cupcakes.

Tamizar en un bol la harina, la canela, el cacao en polvo y el polvo de hornear, reservar.
En un bol batir a velocidad media-alta, con varillas, el aceite, con el azúcar, los huevos y el vino especiado, durante 5' más o menos. Mezclar bien los ingredientes y a continuación añadir la harina tamizada junto con los demás ingredientes tamizados. Mover con una espátula o cuchara y añadir el chocolate rallado. Mezclar y ya, no mover demasiado, sólo hasta que se hayan integrado los ingredientes y ya está. (Por cierto, lo del chocolate rallado es un poco pesado,... al hecho de rallarlo, me refiero,... utilicé un rallador fino y se me hizo eterno... y a parte yo no se qué me pasa pero suelo tener mucha electricidad estática y el chocolate rallado y el azúcar glass se me volatilizan, la báscula varía al pesar, doy chispazos, lo tengo que volver a pesar, ¿os pasa?... buuufff cojo cada mosqueo, enfado,... pero adelante... el final es lo que cuenta y lo que estamos buscando).


Rellenar las papelitos de los cupcakes , 2/3 cada uno.
Introducir la bandeja en el horno, a media altura y hornear durante 18', en mi horno. Cada horno es diferente, hasta que el palillo salga limpio cuando se introduzca en la masa.
Retirar del horno y dejar reposar en la bandeja durante 5' sin sacar las cápsulas, los cupcakes, esto es para que luego el papelito no se despegue espontáneamente... avisados estáis... sacar cada cupcake y dejar enfriar, por completo.



Para preparar la crema de mantequilla...

Introducir en un bol la mantequilla, el azúcar, el vino y el extracto. Batir con varillas durante un minuto y a velocidad baja, tener cuidado, el azúcar puede volar, tapar con un trapo para evitar el espolvoreado de azúcar glass. Una vez estén un poco integrados los ingredientes y ya no haya riesgo de que el azúcar vuele.... batir durante 5-8' mínimo... hasta conseguir una especie de crema-mousse, suave, habrá adquirido un color más claro al inicial. Si se quiere dar color a la crema, añadir el colorante ahora y batir de nuevo hasta que la masa esté uniformemente teñida.



Finalmente decorar cada cupcake de la forma deseada.

Yo los rellené con esta misma crema, con un descorazonador de manzanas hice un agujero en el centro del cupcake, introduje un poco de crema con la ayuda de la manga pastelera, (o con un cuchillo o cucharita..), y lo tapé con parte del bizcocho que había retirado. Posteriormente lo decoré, con la ayuda de mis hijos, con la boquilla 1M de Wilton, estrellada. Pusieron unos sprinkles en forma de copo de nieve y unos topper ... y así quedaron... no quedaron perfectos pero se lo pasaron genial, eso es lo que importa

Para que no os sobre casi nada de la crema, rellenar cada cupcake, cubrirlos con la crema y una espátula y realizar el rosetón con la manga pastelera. 







Aquí va una idea...

Como obsequio, regalé a cada profesora de mis hijos uno de estos cupcakes. Metí cada cupcake en una caja individual específica para ello con ventana. Adorné la caja con un lazo navideño y una de esas figuritas tan bonitas que podéis ver en la foto. A parte, elaboré unos nevaditos hojaldrados riquísimos y los puse en una cestita de mimbre, con una blonda, envueltos en papel trasparente y un lazo... no hice foto, qué lástima... se me olvidó con las prisas, pero ambas obsequios quedaron espectaculares...

Deseo y espero que los hayan disfrutado, esa es la idea.


¡¡¡Sin más me despido y os deseo unas felices fiestas!!!




Nota: 
- El vino especiado "Glühwein" se puede comprar en Lidl y está muy logrado. En las fotos sale la botella que compré para comprobar qué tal estaba...
- Receta basada en el libro de Alma Obregón "Objetivo Cupcake Perfecto"

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Bundt Cake de mascarpone







Os presento los moldes Bundt, no tiene traducción, es el nombre del tipo de molde. Estos moldes son una maravilla, una maravilla por varias razones, y estos bizcochos también... os encantarán!!!

A simple vista son espectaculares, existen diferentes modelos y con preciosas formas, con la particularidad de que todos ellos tienen un agujero, un tubo en el centro para permitir que pase el aire y su cocción sea uniforme en todo el bizcocho. 

Originalmente hay una casa que tiene el registro de este molde y es Nordic Ware. Allí podréis ver diversos modelos, cada molde tiene su nombre propio y a cuál más bonito. El origen de estos moldes se remonta sobre el año 1950, cuando un grupo de mujeres judías querían una réplica de un molde de cerámica alemán pero más ligero... aquí surgió la historia de los bundt cakes y Nordic Ware... 

Estos moldes, tienen la ventaja de que si no te gusta demasiado decorar un pastel, o no se tiene tiempo... el simple hecho de elaborarlos con este molde adquieren la forma elegida, y tal cual o con poco más, quedan espectacularmente geniales!!!! 

Otra de las ventajas de este molde es que si lo compras de la marca original te durará toda la vida, siempre y cuando se le de un buen uso, y pasará de generación en generación, demostrado. 

Lo único malo, por no esconder nada,.... es que son moldes un poco caros, pero yo creo que vale la pena, y finalmente salen a cuenta, si valoramos la durabilidad, las posibilidades y facilidades de decoración, y lo sencillos que son de utilizar, si seguimos unas nociones básicas y sencillas.... creo que realizaré una entrada exclusiva para este tipo de molde, explicar un poquito más,... pero si os interesa para ya, podéis saber más acerca de él en el blog de El Rincón de Bea, primer blog que empecé a seguir y el "culpable" de muchas cosas, en este, tan fascinante mundo de la repostería..... a nivel personal y a nivel español, os lo aseguro. 
A modo de anécdota interesante, decir que en Estados Unidos , este molde tiene un día en especial en su honor "National Bundt Cake Day". Es el 15 de noviembre, nunca me olvidaré... es un día después del cumpleaños de mi hijo el menor. 






Vamos con la receta. Antes de nada, aclaro que estos bizcochos se realizan originalmente, todos ellos, con mantequilla, pero en esta ocasión utilizo aceite... a lo español, existen variantes. Es otra característica de estos bizcochos bundt, bundt cakes. 

Ingredientes (todos a temperatura ambiente, el queso puede estar fresco pero no demasiado):
- 220 gr. de harina floja, de repostería
- 16 gr. de polvo de hornear, (un sobre de levadura Royal)
- 1 pizca de sal
- 127'5ml. de buttermilk (no te asustes, es muy fácil de preparar, espera)
- 100 ml. de aceite de girasol
- 4 huevos 
- 200 gr. de azúcar
- 250 gr. de queso Mascarpone (generalmente es una tarrrina)


En primer lugar precalentar el horno a 175 ºC, arriba y abajo, sin ventilador.

Preparar un molde bundt de unos 21 cm. de diámetro por 10 cm. de alto. Engrasarlo.
Yo utilizo, como os he dicho en alguna ocasión, un aceite en spray que va de maravilla. Lo pulverizo y en este caso pincelo el molde con una brocha de silicona, de abajo hacia arriba, de esta manera ayudo o guío a la masa, "que sepa" hacia dónde tiene que ir, que suba....este truco es uno de los impriscincibles en estos bizcochos, imprescindible para un muy buen resultado. Si no se tiene el spray, utilizar mantequilla o aceite, y realizar la misma operación con el pincel o con un papel de cocina si no se tiene pincel. Si preferís utilizar mantequilla y harina espolvoreada, hacedlo,  personalmente, prefiero evitarlo por la costra que se forma, gustos que vas adquiriendo con el tiempo y la experiencia...

Para preparar el famoso buttermilk, no te asustes es súper fácil: poner en un vaso 125 ml. de leche a temperatura ambiente, añadir 2'5ml de zumo de limón recién exprimido (es media cucharadita de postre), o 2'5 ml. vinagre blanco, cualquiera de las dos opciones es válida, yo siempre he utilizado limón. Dejar reposar 10' y ya estará listo el buttermilk, fácil ¿no?, no es para tanto... Se obtiene una especie de leche cortada, con trocitos de cuajo,... es así, no la coléis, se utiliza tal cual. 

Tamizar en un bol la harina con la levadura y la pizca de sal, reservar.

En un cuenco grande poner el aceite con el azúcar y batir con varillas durante unos 5', hasta que el volumen haya triplicado, se obtiene una especie de crema esponjosa y se habrá blanqueado. A continuación se le añaden los huevos, de uno en uno y ligeramente batidos. No añadir el siguiente hasta que el anterior no se haya integrado, batir con varillas. Añadir el queso Mascarpone y batir otros 5'. A continuación cambiar las varillas por el batidor plano o con forma de "K", en el caso de amasadoras... y si no con una espátula o cuchara de madera estará perfecto también. Añadir, más o menos, un tercio de la harina con la levadura y la sal, mezclar, añadir la mitad del buttermilk, mezclar, volver a añadir un tercio de la harina, mezclar, añadir el resto de buttermilk, mezclar y acabar con el resto de la harina y volver a mezclar. Finalmente yo lo mezclo con una lengua de silicona para cerciorarme que todos los ingredientes están integrados, que no se haya pegado nada a la base del cuenco o en sus paredes. Todo ello con movimientos envolventes, intentado no trabajar demasiado la masa, hasta el punto de que los ingredientes se hayan integrado y ya. Se obtiene una masa súper agradecida, me encanta su textura, es clara, esponjosa y suave.

Hornear durante 40' aproximadamente. Es un bizcocho que sube bastante, cuando está hecho se empieza a separar de las paredes del molde, pero lo más fiable es la prueba del palillo, que al introducirlo en el bizcocho salga limpio. Seguidamente dejarlo reposar en el molde, sobre una rejilla durante 10'. Ni más ni menos, ya que si se enfría demasiado, debido a la humedad, se romperá al darle la vuelta, y si lo dejas menos tiempo, estará tan caliente que se romperá también. Utiliza un temporizador o una alarma de reloj.

En este tiempo se habrá separado de las paredes, pero hay que ayudarle un poco más para un desmoldado perfecto. Hay que coger el molde y moverlo hacia delante y hacia detrás, hacia un lado y hacia el otro, y de arriba a abajo y viceversa, con cuidado... así se despegará por completo, notaremos que el bizcocho está suelto dentro del molde, y simplemente al darle la vuelta sobre una rejilla se desmoldará perfectamente. Dejar enfriar.




En esta ocasión el adorno fue un azúcar de colores, rojos y verdes que aproveché al hacer unos terrones de azúcar en forma de hombrecitos y bastones. He de decir que no me fue fácil hacerlos, ya que al tener partes delgaditas, finas, se me rompían... pero pude salvar unos cuantos y aquí los podéis ver...

Así de bonito y sencillo quedó... Es lo que tienen estos bizcochos realizados con este tipo de moldes, no necesitan ningún añadido pues la forma que adquieren con el propio molde quedan espectacularmente bien, simplemente espolvorear azúcar, ponerle un glaseado simple o poco más... quedan genial!!! ¿No os parece?





Cabe destacar que esta receta surgió a través de Instagram, vi la foto, su título y ponía "Mascarpone"... en la nevera tenía una tarrina de mascarpone, rápidamente supe cuál sería su fin... se lo comuniqué a la autora de la fotografía y la receta, y me lo recomendó sin duda alguna... 

Efectivamente, es una receta original, (y como le dije a Cintia, de donde obtuve la receta) es un bizcocho jugoso, esponjoso, con un sabor nada peculiar a los de siempre... suave, delicado y nada empalagoso... asegurado!!! Le hice una pequeña variación, pero mínima. 
Decir que esta receta la extraje de Cookingcin, una bloguera que sigo a través de Instagram, gracias Cintia. 

Espero que realicéis la receta, es muy buena. Triunfó!! Todo aquel que lo probó quedó encantado, y mis hijos repetían y repetían....

Feliz semana y disfrutad. 

Notas:
- No hace falta hacer este bizcocho con un molde original, existen otras marcas súper baratas y hacen e obtienen resultados muy buenos, salvando las diferencias...
- Ya hice otra de las recetas pendientes de magdalenas,... adelanto que están buenísimas!!!!



lunes, 2 de diciembre de 2013

Busco las magdalenas de toda la vida, las de pueblo...



 








Como el título indica, busco la receta de las magdalenas de pueblo, las de toda la vida, aquí en España,... aquellas que nos recuerdan a nuestra infancia, cuando íbamos al pueblo, al lugar de origen de nuestra familia... 


En esta ocasión, os propongo dos recetas. He de decir que, aún tengo que preparar y degustar dos recetas más, que a mi parecer pueden estar muy acertadas.  Una vez las haya hecho os diré, de forma subjetiva, claro,... porque el gusto es lo que tiene, con cual de ellas me quedo o por cual de ellas me decanto.... 

Me encanta poder exponer estas dos recetas. Si observáis los ingredientes de ambas recetas, estos son básicamente los mismos... pero con la diferencia de que una se hace con aceite de oliva y leche y la otra con aceite de girasol y nata, si no se tiene una cosa u otra se puede hacer una u otra receta... ¿me expreso?...  obteniendo unos excelentes resultados...


Bueno allá vamos con las dos recetas y sus correspondientes fotos. Al final os digo por cuál me decanto en esta ocasión... bajo mi gusto...


¡Y una cosa! os propongo que si tenéis alguna receta de magdalenas de pueblo pueblo, con la que  vosotros os quedáis sin duda alguna... me la podéis pasar, la podéis compartir en los comentarios...  ¿qué os parece? 



Magdalenas de Xavier Barriga 

Excelente panadero, una de las voces con más peso de la panadería actual y un embajador del pan.



Ingredientes a temperatura ambiente (10-12 magdalenas):
- 210 gr. de harina  de repostería, floja. * (no es imprescindible, si se tiene pues mejor)
- 7 gr. de levadura química, tipo Royal, polvo de hornear
- 1/2 cucharadita de canela en polvo 
- ralladura fina de un limón
- una pizca de sal
- 125 gr. de huevo (varía en función del tamaño del huevo, huevo M son dos y un poquito más, lo que hago es ir añadiendo huevo a huevo y cuando falta poco el último huevo lo bato y voy añadiéndolo ya batido, de esa mañera estará proporcionado y se aprovechará al máximo...)
- 175 gr. de azúcar
- 60 ml de leche
- 190 ml. de aceite de oliva suave


En primer lugar.... no toquéis el horno, no hay que precalentar.... ¡¡¡¡sorpresa....!!!!

En un bol, tamizar la harina, la levadura y la sal.

A parte, batir los huevos y el azúcar a velocidad media, con varillas, hasta que tripliquen su volumen y blanqueen. A continuación añadir el aceite, la leche, la canela y la ralladura de limón. Mezclar a velocidad baja durante un minuto más o menos. Finalmente añadir la harina junto con la levadura y la sal, y mezclar manualmente, o en el caso de amasadoras con el batidor plano o llamado también "K", por la forma que tiene,... supongo... Pero con una espátula o cuchara es más que suficiente. Simplemente mezclar todos los ingredientes, y ya está, no mezclar demasiado... no nos interesa.
Llegado a este punto tapamos la masa con una tapa o film transparente o papel de plata, aluminio,... y a la nevera como mínimo una hora, hasta 24h. Yo lo tuve 24h pues me venía de fábula, tenía que ir a trabajar y a dormir, por ese orden.

Precalentar el horno durante 15 minutos a 250 ºC, arriba y abajo, yo con aire.
Preparar la bandeja para magdalenas con los papelitos, si no tenéis bandeja específica para magdalenas y tenéis flaneras individuales suficientes... pues perfecto, simplemente es para mantener la forma del papelito y que no se abra al hornear con el peso de la masa....
Rellenar cada papelito unas 3/4 partes, espolvorear azúcar sobre cada magdalena, una cucharadita pequeña más o menos, sobre cada una de ellas e introducir la bandeja en el horno a media altura una vez metidas en el horno bajar la temperatura a 210 ºC.

Hornear durante unos 15', a 210ºC, no os fiéis del tiempo, cada horno es un mundo, siempre lo digo... una vez más la prueba del palillo, que salga limpio al introducirlo en la masa, el aspecto del copete de la magdalena, va cogiendo color, se abre un poco, esponjoso,...

¡¡¡....y voilà!!! Magdalenas caseras, de toda la vida, aquí en España...

























Magdalenas de nata 

Receta original de Anna Barris, modificada por la bloguera de "Con las zarpas en la masa", Paula.



Ingredientes a temperatura ambiente (unas 12 magdalenas):
- 175 gr. de harina
- 1/2 sobre de levadura tipo Royal (8 gr.)
- ralladura fin de medio limón
- 2 huevos
- 125 gr de azúcar
- 125 ml. de aceite de girasol
- 50 ml. de nata para montar


Precalentar el horno a 180ºC, arriba y abajo, yo con ventilador.

Preparar la bandeja para magdalenas con los papelitos, si no tenéis bandeja específica para magdalenas y tenéis flaneras individuales suficientes pues perfecto, simplemente es para mantener la forma del papelito y que no se abra al hornear con el peso de la masa.... 

Batir, en un bol, los huevos con el azúcar, hasta que blanqueen y aumenten considerablemente, tripliquen su volumen, con varillas, a velocidad media-alta. Añadir el aceite y la nata. Mezclar.
Añadir la harina con la levadura y la ralladura de limón, mezclar con batidor plano, o con una espátula o cuchara de madera... es más que suficiente. No mezclar en exceso... no nos conviene.

Rellenar cada papelito unas 3/4 partes, espolvorear azúcar sobre cada magdalena, una cucharadita pequeña, más o menos sobre cada una de ellas e introducir la bandeja en el horno a media altura.
Hornear durante unos 18-20' no os fiéis del tiempo, cada horno es un mundo, siempre lo digo... una vez más la prueba del palillo, que salga limpio al introducirlo en la masa, el aspecto del copete de la magdalena, va cogiendo color, se abre un poco, esponjoso,...

¡¡¡.... y voilà!!!

















Os cuento y os digo mi veredicto:

En esta ocasión me decanto por las de Xavier Barriga. Aunque el sabor es muy similar, creo... 
A mi parecer son más jugosas, aunque un pelín aceitosas, para mí, vuelvo a reiterar... y menos compactas que las otras. Todo va a gustos. 
Suben más, tienen más copete, y el sabor creo que es algo mejor, más parecido al de toda la vida... creo. 


Las de nata son más secas, más compactas y quizá, bajo mi gusto, le falta canela (aunque al observar la foto, aseguraría que en esta ocasión sí les puse canela)... todo es probar. Están muy buenas. 

También he de decir que ha habido diferentes opiniones, a algunos les gusta más las de nata y a otros las  de Xavier Barriga.... pero ganan las de Xavier Barriga por ahora... 

Cuando realice alguna receta más, ya os diré mi opción más "puebleril", y si tenéis alguna opción y la queréis compartir... ¡¡¡adelante!!! para eso estamos para aprender!!!! 



Antes de despedirme quiero expresar.......

Ante todo, gracias por estar al otro lado. Como se puede ver, los comentarios no son abundantes, pero por las estadísticas que puedo observar en privado, (aunque dicen que aveces no te puedes fiar mucho, lo sé, pero he hecho comprobaciones y son muy exactas cuando lo he hecho...) sois muchos los que seguís el blog, muchos los que lo visitáis y es de agradecer, y más hoy en día con toda la diversidad que hay a nuestro alcance a través de internet.

Como digo en mi perfil, el mundo de la cocina me apasiona y en especial el de la repostería y las masas. Todas estas recetas son las que elaboro en casa, las elaboro con entusiasmo, con el propósito de compartir y disfrutar con los demás... y desde aquí os las comparto con ese mismo propósito, con el propósito de que disfrutéis. 

Quiero dar a demostrar, con todas las explicaciones que doy, que "cualquiera puede cocinar"... yo siempre lo digo. Muchos dicen que hay que tener gracia, que hay que tener mano, un don, un algo,... quizá sí, pero no estoy del todo segura... creo que si algo te gusta y le pones interés... acaba saliendo... otra cosa es la práctica y el conocimiento... 
Personalmente he ido aprendiendo a base de eso, de ir haciendo, de conocer un poco la materia, informarme, soy así para todo todito, hago un máster para cualquier cosa... he de decirlo..., creo que también tengo algo de intuición e intento empaparme de buenos y fiables autores que nunca o casi nunca me han fallado, no lo escondo y no lo negaré nunca.

Por eso lo pongo todo muy detallado,.... porque quiero hacer las cosas más fáciles y asequibles para todos... deseo y espero ser de ayuda, que sigáis encontrando propuestas e ideas interesantes que os hagan disfrutar, compartir y animen a volver.

Ah, para aquellos que no lo sabéis... también me podéis seguir la pista por Facebook,  Twitter (ColoresPasteles @DorcasEn) e Instagram.


  ¡GRACIAS!





Notas *:
-Harina floja: es aquella que contiene un porcentaje igual o menor al 9 de proteína. Este tipo de harina se suele utilizar con más frecuencia en repostería debido a que se obtiene una masa poco elástica, produce unos agujeritos, alveolos, pequeños y homogéneos. Con esto nos daremos cuenta de las barbaridades que existen en el mercado, diciendo que es harina de repostería y de floja no tiene nada de nada... a mi me ha pasado...





miércoles, 20 de noviembre de 2013

Tarta de chocolate rellena de nata




Esta es una tarta que no he probado... sí, he escrito bien... ¡no la he probado!. Pero he de decir que aquellos que tuvieron el privilegio de degustar y disfrutarla me aseguraron que era la mejor tarta que habían probado hasta ahora.
Una de dos... o no han comido muchas tartas... o realmente estaba deliciosa... 

Esta tarta me la encargó una amiga para su cumpleaños y quería una tarta de chocolate y nata. A ella y a su marido les encanta el chocolate y uno de los retos de esta tarta estaba en su marido, ya que es una persona que no le gusta demasiado el dulce... pero ahí me metí de lleno...

No deliberé demasiado y me decidí por una receta de Alma Obregón, del libro "Objetivo: Tarta Perfecta". No realicé la tarta al pie de la letra, en el sentido de que escogí un bizcocho que, a mi parecer, tenía que estar delicioso y jugoso, y por otro lado escogí el relleno y cobertura. Hice un mix a petición de mi amiga. 

El bizcocho es espectacular, éste sí lo probé, pues al nivelar los bizcochos para realizar el montaje de la tarta sobró un poco... y ¡qué deciros, es súper meloso, jugoso y nada empalagoso! 

La nata, pues mi amiga la pidió, y la cubierta... fui a lo seguro, con el ganache es ir a no fallar y esta receta es deliciosa, también receta del libro de Alma Obregón. 

Finalmente quedó bastante bonita, creo que sencilla y elegante.

¿Qué os parece?




Vamos con la tarta...

Ingredientes (para 2 moldes de 18 cm de diámetro o 3 moldes de 15 cm de diámetro, o el que tengáis... vigilar los tiempos de cocción, en este caso variarán):

Bizcocho:
- 150 gr. de harina
- 50 gr. de cacao puro en polvo sin azúcar (uso Valor, lata de hojalata)
- 2 cucharaditas de polvo de hornear (levadura química tipo Royal)
- 80 ml. de aceite de oliva suave
- 250 gr. de azúcar
- 2 huevos talla M
- 150 ml. de leche entera o semidesnatada
- 1 cucharadita de extracto de vainilla (yo puse pasta de vainilla marca Home Chef)
- 150 ml. de agua hirviendo

(Todos los ingredientes a temperatura ambiente)

Relleno: 
- 200 ml. de nata fría para montar (mínimo 35 % M.G.)
- azúcar, al gusto

Cubierta y decoración:
- Ganache de chocolate
   - 250 ml. de nata para montar (mínimo 35 % M.G.)
   - 320 gr. de chocolate (mínimo un 50% de cacao)
- Fondant blanco (yo utilizo PME)
- colorante rosa


Elaboración...
En primer lugar precalentar el horno a 180 ºC. Arriba y abajo, yo sin ventilador.
Preparar los moldes a utilizar. Yo utilizo spray desmoldante (es aceite vegetal con emulgentes y funciona de maravilla), si no untar mantequilla y espolvorear harina o, lo que es mejor a mi parecer, poner aceite de oliva suave sin nada más, con ayuda de un pincel o los dedos...

En un bol tamizar la harina, el cacao y la levadura. Reservar.

Batir a velocidad baja el aceite, el azúcar y los huevos de uno en uno, no añadir el siguiente huevo hasta que no se integre el anterior... Añadir la harina con el cacao y el polvo de hornear. Mezclar. Incorporar la leche y la vainilla, remover y añadir finalmente el agua hirviendo. Batir de nuevo, hasta que se integren los ingredientes. Se obtendrá una masa bastante líquida, es así.

Repartir la masa en los moldes de forma equitativa. Hornear durante 30-35' aproximadamente, disponer la bandeja a media altura, a 180 ºC. (No os fieis del tiempo, observar el bizcocho, la prueba del palillo, que salga limpio al pinchar el centro del bizcocho y otro aviso de que el bizcocho está horneado, generalmente,... es que se separa de las paredes del molde).

Una vez horneado, sacar del horno y dejar enfriar en el molde, sobre una rejilla, si se tiene... No desmoldar los bizcochos en caliente, se romperán... Desmoldar una vez fríos.
(Yo ahora los envuelvo en film transparente y los guardo en la nevera, cada uno por separado. Mínimo una noche. El bizcocho adquiere jugosidad, la miga se asienta, facilita la manipulación y está mucho más bueno. Ya sabéis, que en mi opinión, las tartas y otros dulces suelen estar más buenos conforme pasan algunos días).

En esta ocasión el bizcocho va relleno de nata y cubierto de ganache de chocolate.

Dividir en dos cada bizcocho, si no queréis no hace falta. De esta manera obtuve 4 capitas de bizcocho, cada una de ellas la rellene de nata.


Nata montada para el relleno:
Batir la nata para montar,  importante que esté fría, batir con varillas. Una vez forme picos blandos  (momento en el que al retirar la varilla y al darle la vuelta el pico de nata que se ha formado, se ladea un poco) añadir el azúcar al gusto. Batir un poco más hasta obtener picos firmes. (Momento en el que al retirar la varilla y al darle la vuela, el pico que se ha formado sigue firme, no se ladea). Parar, no batir más, pues se corre el riesgo de que se convierta en mantequilla. Me ha sucedido en dos ocasiones. El truco es frío y no batir en exceso.

Para montar la tarta de 4 pisos, pongo en un plato giratorio una base de cartón forrada con papel de aluminio y film transparente del mismo diámetro, o un poquito más, al del bizcocho (existen discos de cartón específicos para ello en el mercado). Pongo un poco de nata en la base para fijar y pongo el primer piso de bizcocho. Cubro con nata, añado el otro piso y así sucesivamente. Sobre el último piso no pongo nada ya que esta tarta va a ir cubierta de ganache de chocolate. 


Ganache de chocolate (lo realizo antes de preparar el relleno porque así se va enfriando y adquiere la textura que quiero, la de crema de cacao para untar):
En un cazo, poner la nata para montar, sin montar, tal cual. Llevar a ebullición. Una vez hierva, retirar del fuego y añadir el chocolate troceado. Remover hasta que el chocolate se funda. Dejar enfriar. 
Se puede utilizar en este momento, pero yo prefiero trabajar con una textura más espesa. Dejo enfriar o incluso introduzco la mezcla en la nevera, vigilando la textura que quiero obtener. 

Cubrir la tarta con ayuda de una espátula y adornar al gusto.

Realicé unas florecitas con ayuda de un molde con expulsor para fondant... y voila... ¡Tarta terminada a punto de partir hacia su destino final!


Os enseño cómo se la llevó, pues tenía que viajar durante una hora hasta su lugar de destino, donde celebró su cumpleaños al lado de su familia. 

Lo que se ve al fondo sujetado con whasi tape (cinta adhesiva decorada) son tres velitas de color rosa que se complementaban perfectamente con la tarta.




Y este fue el resultado final de presentación. 




Yo siempre digo y opino que: 

"La primera impresión es una carta de presentación que nunca se olvida..." 


Espero que os guste tanto como a mi me gustó. Disfruté mucho haciendo la tarta y preparando su embalaje. Y qué decir de la incertidumbre de si les gustará o no les gustará... al final es lo que más deseas, que realmente guste a aquellos que en cierto sentido tienen unas espectativas... 

¡Felices días!



miércoles, 6 de noviembre de 2013

Barritas de cereales y nubes

He aquí una de las recetas más sencillas, que gusta a niños y a mayores.




¡¡Un tentempié o piscolabis asegurado!!!

Son una barritas de cereales muy versátiles, con infinidad de variaciones y posibilidades... lo que la imaginación y el paladar te puedan permitir.

Fáciles y rápidas de hacer, un poco engorrosas, eso sí, por lo pegajoso de las nubes... pero deliciosas!!! 

Personalmente no es una golosina o dulce que me apasione. En mis bolsitas de chucherías o golosinas casi nunca estaban ni estan presentes, y cuando lo estaban o están es porque pienso en mi madre, que a ella si le encantaban y le encantan...

En alguna ocasión, con amigos canadienses, recuerdo haberlas comido pinchadas en un palo y tostaditas en una hoguera... ¡¡incluso en alguna ocasión congeladas!!

Existen diferentes nombres para las nubes. Todo depende de dónde nos encontremos. Recuerdo que de pequeñita, en el País Vasco, Santurce, se llamaban jamones...  en otros lugares se las conoce como malvaviscos, esponjitas, masmelos, marshmallow... y no sé si hay más...




Vamos con la receta...

Ingredientes para unas 16 barritas de cereales (todo en función del tamaño que las queramos hacer):
- 50 gr. de mantequilla
- 300 gr. de nubes
- 175 gr. de cereales (arroz inflado)
- cobertura de chocolate, candy melts o nada

Preparar una bandeja  de unos  23x18 cm, (la que tengáis seguro irá bien, pues saldrán más gorditas o finas...) untada con margarina, mantequilla o aceite vegetal en spray (yo uso uno de la marca Dübör que va genial)
Dejar la bandeja cerca, a nuestro alcance. 

En un cazo deshacer la mantequilla a fuego medio - bajo. A continuación, añadir las nubes y deshacer con ayuda de una cuchara untada en mantequilla, con la intención de que se peguen, lo menos posible, las nubes. Remover hasta que se deshagan. Retirar del fuego y añadir el arroz inflado o el cereal que se haya elegido. Mover hasta que todo el cereal se haya impregnado de la mantequilla y de las nubes deshechas.

Cada vez que preparo esta receta, acabo con un poco de dolor en el brazo, debido al movimiento continuo y cada vez más dificultoso al mezclar las nubes, se endurecen rápidamente, es muy pegajoso, cuesta un poco, se forman unos hilos bastante molestos... debido al azúcar... uuufff qué engorro ¿no?, parece que en vez de animar estoy haciendo todo lo contrario... pero sabéis que, los que me conocéis un poco, acostumbro a contar todo con bastantes pelos y señales... no quiero pintarlo todo de color de rosa y omitir dificultades...

¡Pero no por eso dejéis de hacer la receta, están muy buenas y repetiréis! Es un momentito de nada...

Una vez esté todo bien mezclado verter la mezcla sobre la bandeja antes preparada, como se pueda... es incómodo por lo pegajoso que es. Lo que utilizo es mantequilla en mis manos y manipulo la mezcla, lo menos posible, nivelando y aplastando el cereal para unirlo, que quede apelmazado y nivelado. 
Finalmente dejar enfriar. (Yo me voy frotando las manos con la mantequilla que tengo en las manos, no hace falta añadir más, con la residual es suficiente para que no se te pegue. Es muy fácil aunque algo pegajoso, no lo voy a negar. Por si no ha quedado claro...).
Dejar enfriar por completo. Una vez esté frío cortar rectángulos o  formas varias, con un cuchillo bien afilado y con decisión. También se pueden utilizar cortadores de galletas... 

En este momento guardo las barritas en la nevera para que se enfríen y dejen de ser pegajosillas.... 

Derretir chocolate, el elegido y decorar al gusto... 

Como se puede ver admite infinidad de ingredientes; frutos secos, fruta deshidratada, diferentes cereales,...incluso se le puede añadir colorante o aromas en el momento en el que se deshaga la mantequilla y las nubes.... 

Y he aquí unas barritas deliciosas de cereales, dulces y bien sencillas. 





¡¡Abran la despensa y sírvanse!!!

Si te ha gustado esta receta puedes dejar tu comentario, sugerencia o simplemente decir un ¡Hola!... 

Yo de momento me despido hasta la próxima semana o próximo comentario... ¡Gracias por estar al otro lado! 

Se me olvidaba....

Esta receta la hice gracias a mi cuñado, el menor. Estuvo en Canadá durante una temporada y cuando regresó, una de las recetas que preparó fue esta... por lo que... ¡Gracias! ¡también tú eres inspiración en la cocina!
¡Eres un amor y una de mis debilidades! Una de las pocas personas que saben escuchar y de las escasas tan nobles que he conocido.  

viernes, 25 de octubre de 2013

Panellets




En esta ocasión os muestro una de las recetas que desde años y años siempre o casi siempre he preparado en casa de mi madre por estas fechas... ¡La receta de los panellets! 
Es una receta típica en Cataluña, se prepara para la fiesta de la castañada, para el 1 de noviembre, la fiesta de todos los santos,... es la misma fecha. En Aragón, Valencia y en las Islas Baleares también se preparan por estas fechas...  

Esta receta tiene un poco de historia... vamos a ver... 
Esta receta la tengo gracias a las fruteras de toooda la vida, donde mi madre, mi hermano y yo íbamos a comprar cada viernes por la tarde o sábado por la mañana cada semana... la rutina de la compra era... primero al mercado de toda la vida con sus diferentes paradas, donde mi madre compraba la carne, el pescado, las pastas o galletas,... y luego a la frutería, cerca de casa... la cual aún hoy sigue estando al pie del cañón, con los mismos dueños de siempre... 
¡Qué recuerdos,... cada semana, al lado de mi madre... mi hermano y yo... haciendo la compra... inolvidable! Hoy día todo esto, con los grandes almacenes se está perdiendo y es una lástima....

Bueno, total,... que la receta la tengo gracias a ellas y deciros que es la receta que siempre he elaborado. En una ocasión realicé, por probar, otra receta de una revista y nada, no me gustó. Para mi gusto demasiado dulce y añadían ingredientes, que al fin y al cabo no creo que sean necesarios... pero bueno, eso va a gustos. Comentaros que los panellets, en su origen no deberían realizarse con patata,... pero por economizar es un recurso que queda estupéndamente bien y ¿sabéis?... ¡no cambio esta receta! 




Esta receta, también me trae muy buenos recuerdos porque siempre la preparaba con una amiga, una amiga que pasaba mucho tiempo en casa con nosotros, y que ha sido tratada y sentida como una hermana... En teoría ella me ayudaba a realizarlos, a darles forma y a cubrirlos, pero no era eso lo que más hacía, lo que realmente hacía era zamparse los carisísimos piñones... ¡cómo recuerdo esas risas, y también regañinas, cuando le pillaba comiendo piñones, piñones y más piñones...! 
Ya hace años que se fue de Barcelona, y ya no los preparo con ella, y he de reconocer, con una sonrisa en la boca, que echo de menos esos momentos con ella... 

Bueno al lio y recomendaros 100% esta receta, súper básica, y sencilla... en muchas ocasiones no hace falta nada más que eso, lo básico, lo esencial,... y ¡si gusta tanto!... ¿por qué cambiar?.






Vamos con la receta.

En primer lugar se prepara la masa base de los panellets con un día de antelación. ¡Poco a poco, sin prisas, eso va muy bien...! 

Ingredientes para la base de los panellets:
- 300 gr. de patata cruda o boniato (se puede mezclar y jugar con la proporción)
- 400 gr. azúcar
- 500 gr. de almendra cruda molida (harina de almendra)
- ralladura de 1/2  limón grande

A continuación, los ingredientes añadidos para las diferentes variaciones que os presento:

Ingredientes para panellets de coco:
- 100 gr. de coco rallado

Ingredientes para panellets de piñones:
- 125 gr. de piñones

Ingredientes para panellets de almendra:
- 150 gr. de almendra en granillo (trocitos pequeñitos)


Finalmente: 
- 2 huevos para pintar los panellets.



Preparar la base de los panellets:
Hervir la patata (o boniato, se puede hacer al horno también) y escurrila. Pelar la patata aún caliente (cuidado no os queméis, es algo complicado pero es así) y chafar con un tenedor. Dejar enfriar por completo. Una vez la patata esté fría añadir el azúcar, la almendra cruda molida, la ralladura de limón y mezclar, chafar con el tenedor, hasta que los ingredientes se hayan integrado, no mezclar demasiado. Dejar reposar durante toda la noche, o más... en la nevera. Previamente la masa se habrá tapado, guardado en un bol con tapa o cubierto con papel, film transparente.


Preparación de los panellets en función de la variedad, trabajar la masa fría, eso facilita que no se enganche tanto la masa a las manos:
Preparar la bandeja de horno con papel sulfurizado, de horno,...
Precalentar el horno a 225º C arriba y abajo, yo sin ventilador.


De coco: 
Mezclar, por ejemplo una taza de masa base de panellets y 3/4 de taza de coco rallado. La proporción es 1:3/4, ¡en volumen no en peso!, importante. (otro ejemplo: una cucharada de masa con 3/4 de cucharada de coco). Para la gente muy golosa se puede igualar a la misma cantidad de volumen 1:1, una taza de masa base y una taza de coco rallado... eso va a gustos... pero como personalmente no me gustan las cosas demasiado dulces... hago esa proporción.

Una vez mezclada la masa y el coco, dejar reposar en la nevera unos 10'. Luego realizar bolitas y darles forma de pirámide. Rebozar cada pirámide con el coco rallado restante. Disponer sobre la bandeja de horno y pintar cada panellet con huevo batido.


De piñones:
Realizar bolitas del tamaño de una bola de pin pon o como queráis... y cubrir con los piñones. Disponer sobre la bandeja de horno y pintar cada panellet con huevo batido.

De almendra en granillo:
Realizar unas pequeñas barritas rectangulares, a modo de croqueta, y rebozar con la almendra en granillo. Disponer sobre la bandeja de horno y pintar cada panellet con huevo batido.

¡El truco del almendruco!... ¡hasta que di con él!... esto fue a base de experiencia y pruebas... 
Muchos te dicen bañar el panellet en clara de huevo, o huevo y luego pegar los piñones... noooooo, noooooo y noooo, no va nada bien.... ¡es horrible! te manchas una barbaridad, se resbalan los piñones, te resbalas tu, lo pones todo perdido y cuando consigues que más o menos se peguen, visualmente no quedan muy uniformes.... 
¡Lo que a mi me funciona es esto!..., y ya me diréis si va bien o no...

Para rebozar, sobretodo los panellets de piñones, lo que utilizo es una taza con base redonda, (los juegos de café o café con leche suelen ser así, sobretodo los antiguos... o un recipiente con tapa, tupper, éste último va genial) en su defecto un vaso y ya... Poner un puñado de piñones en la taza o vaso, e introducir el panellet redondo. Tapar la taza con una mano o una tapa y mover a modo de coctelera, haciendo círculos en el aire... así sin más... en serio. De esta manera el panellet  sale casi tooodo cubierto y perfecto de piñones. 
Finalmente siempre hay que cubrir manualmente, con unos poquitos más, algún hueco que haya quedado... pero lo mínimo, y sin ensuciarte apenas las manos.

¡A mi me funciona, de verdad y se adelanta en tiempo una barbaridad....!


Con los panellets de almendra no es tan complicado. La almendra tiene una superficie rugosa que facilita el rebozado del panellet, no es lisa como el piñón...  pero igualmente lo pongo en un tupper rectangular o cuadrado, con la almendra en granillo y la misma técnica pero con movimientos de lado a lado y en plano, para favorecer la forma que le doy a los panellets de almendra... pero si los hacéis redondos pues será más fácil, ya lo veréis... 

Espero haberme logrado explicar... 

Después de este apunte... finalmente... hornear a media altura, con temperatura de 225 ºC. Con calor arriba y abajo durante 10' aproximadamente, cuando empiecen a estar dorados. 

Dejar enfriar.
Listos para disfrutar.



Personalmente me encantan los de coco. Aquí se pueden ver de cerca, a diferencia de la foto de arriba que parece la misma, pero el enfoque es diferente.

Por dentro una textura jugosa... 


Esta receta, que lo dicho no la cambio... os aconsejo hacerlos,... ya que no son complicados y además, con los precios que hay en el mercado.... vale la pena y ¡muuuucho!, ya no solo por el precio si no por el sabor... 

Existen muchas variaciones, se les puede añadir chocolate, cubrir con chocolate, formas varias, aromas varios,... pero los que yo he visto siempre desde pequeñita son estas tres variedades... ¡Las de siempre! 

Me despido hasta la próxima... Espero que hayáis disfrutado.

Nota: En total, salen unos 50-60 panellets, depende del tamaño que se realice y la cantidad de ingredientes añadidos, por ejemplo, he puesto pocos gramos de piñones, ya que son caros, a mi me salieron unos 12 de piñones, pero eso, si queréis más de unos u otros pues jugar con las cantidades. Los más baratos,... los de coco, sin duda alguna y sale mucha más cantidad... adaptar a los gustos y necesidades de cada uno.