lunes, 29 de abril de 2013

Galletas de avena y pasas






Estas galletas surgieron mientras veía una serie americana. Uno de los protagonistas secundarios afirmaba que sus galletas preferidas eran "las galletas de avena y pasas que hacía su madre", esta afirmación quedó en mi mente y decidí que las haría.


Me empapé de numerosas recetas, y me decanté por la que, en líneas más abajo, os presento. No recuerdo el motivo por el cuál escogí esta receta..., por tener todos los ingredientes seguro que no. Recuerdo, perfectamente, tener que ir a comprar la  miel de caña de azúcar; copos de avena no es lo más normal que se tenga en casa, pero en esa ocasión, sí tenía... ¡no importa!, de todas formas, lo que interesa, es que hice la receta y quedaron muy buenas. 


Son energéticas, no muy dulces, y se pueden modificar y/o añadir frutos secos al gusto, incluso gotitas de chocolate, lo que os apetezca, aunque para las típicas cookies/galletas con chips de chocolate y nueces utilizo otra receta canadiense, de unos amigos. Algún día la publicaré.








¡Advierto! Son unas galletas que salen blanditas... ¡esto va a gustos!,  lo sé.  Personalmente, me gustan más duritas, eso sí... ¡piedras, no por favor!. Existen  algunas recetas que se pasan respecto a la dureza de la galleta, pero estas no, estas son blanditas. 

A mi marido le encantan, dice que si no tuviese que controlarse no durarían ni un día... y para los peques son geniales a parte del aporte energético, son fáciles de masticar.


Recuerdo haberlas llevada un fin de semana a la nieve, con unos amigos, éramos nueve y pasaron el examen, por lo tanto... ¡a probarlas!







Vamos con la receta:
Ingredientes:
- 160gr. de margarina
- 200gr. azúcar moreno
- 2 huevos (utilicé L)
- 2 cucharaditas de canela en polvo
- 1 cucharadita de sal
- 1 cucharadita de bicarbonato
- 260gr. de harina
- 1 cucharadita de esencia, extracto de vainilla
- 50gr. de pasas (yo las corté con las tijeras, no es necesario)
- 2 cucharadas de miel de caña de azúcar (la compré en mercadona)
- 200gr. de copos de avena integrales (opcional que sean integrales)


Manos a la obra:
Precalentar el horno, arriba y abajo, a 200º (utilicé ventilador).
Mezclar en un bol la margarina y el azúcar moreno. Añadir los huevos uno a uno, que se integren. Añadir el resto de los ingredientes, menos los copos de avena. Mezclar bien, durante 5 minutos. 
Añadir los copos de avena y mezclar. Introducir la masa en la nevera durante 15 minutos. 
Preparar la bandeja del horno con papel vegetal.
Sacar la masa de la nevera y con ayuda de una cuchara coger un poco de masa y ponerla sobre la bandeja del horno, caben como unas 6, separadas, no se expanden mucho, pero por si acaso...
Hornear a 200º, calor arriba y abajo durante 10-15 minutos, que estén doraditas y sacar. 
Son blandas, se endurecerán un poco, cuando se enfríen.

Ponerlas sobre una rejilla para que se enfríen y...¡¡¡ a disfrutar!!!
Las guardo en caja metálica y aguantan bien, en casa no duran más de tres días, no porque se pongan malas precisamente... ya sabéis...








¡Son fáciles y rápidas de hacer, en un momento tenéis unas galletas deliciosas!
¡A revisar los ingredientes,  comprar si os falta alguno y manos a la receta!

¡Disfrutad de la semana!


P.D.: ¡Me regalaron una calabaza enorme!... tendré que pensar qué hacer con ella... La próxima semana os contaré.





lunes, 22 de abril de 2013

Terrones de azúcar


¿Visita inesperada para tomar café? ¿Detalle de última hora y no sabéis qué hacer? ¿Queréis poner la guinda al plato y dejar huella...? 






Os propongo esta genial idea que vi hace tiempo en La Receta de La Felicidad.  No me ha defraudado, de hecho ya la he llevado a cabo varias veces y aseguro que no dejaré de hacerla más veces. 
¡Es de lo más chic!

¿Qué os parece? ¿Estoy en lo cierto o no? 







Vamos con la elaboración:

Ingredientes:
-220gr azúcar normal.
-Opcional: colorante líquido a elegir (unas gotitas, dependiendo de la intensidad a elegir). 
-4ml de agua (jeringa) o una cucharadita de agua.
-molde de bombones apto para microondas.





Manos al azúcar:

Poner el azúcar en un bol. Añadir el agua y el colorante (si se añade mucho colorante líquido se debe disminuir el agua en proporción, con una jeringa se puede ser más preciso, yo añadí 2-3gotas y no me hizo falta disminuir el agua). Mezclar con una cucharita hasta conseguir un color homogéneo.
El azúcar, se humedecerá levemente , quedará bastante suelto.
Distribuir el azúcar en el molde apto para microondas, apretar bien cada hueco e ir rellenando.
Alisar la superficie y extraer el azúcar que sobre.
Un consejo, no manipular demasiado el molde al llevarlo al microondas, para así mantener la forma del terrón lo más unida posible. Yo utilizo el mismo plato del microondas y ahí mismo lo transporto.
Meter en el microondas durante 80 segundos a 500 watios. Lo he hecho varias veces, y esa potencia y tiempo es perfecto.
Dejar enfriar unos 8-10 minutos y desmoldar el terrón de azúcar. Empujarlo de abajo hacia arriba, de uno en uno y con cuidado. Dejar enfriar por completo sobre una superficie lisa y ya estarán listos para su consumo.

¡Listos para sorprender!













¿Un café, infusión o té?


¡Sí! ¡A mi con corazón de azúcar, por favor!


Bonitos ¿Verdad?
¡Cute! Sin duda....

Notas importantes: 
-Utilicé colorante líquido de una marca súper conocida en supermercados, vienen tres botecitos pequeños, de diferentes colores. 
Si no queréis utilizar colorante, ¡¡¡ genial!!!, quedan espectaculares igualmente.
Hay gente que le añade aroma, o lo hace con unas gotitas de infusiones de diferentes sabores (aquí alteraría el sabor de lo que se vaya a tomar, por eso no lo hago así),... imaginación y lo que se tenga al alcance. 

-Referente al tiempo del microondas, lo que hice fue probar 60 segundos e ir añadiendo de 10 en 10 segundos. ¡Cuidado!, ya que si nos quedamos escasos de tiempo, el terrón se rompe al desmoldarlo, y si nos pasamos, el terrón se convierte en caramelo y no es la idea.  Mi experiencia y lo que me funciona es ese tiempo a esa potencia. 

-Moldes, pues sólo tengo corazones, tengo pendiente hacerme con más formas... hay unas rosas por ahí espectaculares, y para navidad unos hombrecillos y bastones que algún día me haré con ellos.... 


¡Probadlos, vale la pena!

Ya me contaréis. Sed felices, es lo que vale la pena. 






viernes, 19 de abril de 2013

Galletartas o cake cookies

Tuve una mala experiencia con una tarta, una de las técnicas no me salía, concretamente el alisado con crema de mantequilla que cubría la tarta de chocolate. 


Lo quería perfecto, tenía prisa, trabajé de noche, dormí 4 horas, los niños correteando,... y yo, quería mi tarta perfecta con un alisado perfecto... iba y venía, lo intentaba de nuevo,... imaginaos por un momento la situación... mi marido recordándome que llegábamos tarde a la comida, dieron las 2, las 3,...los niños sin comer,.... y yo obsesionada con el alisado perfecto.... 

¿Pero qué se puede pedir después de tener mis últimas adquisiciones de libros que muestran tartas perfectamente lisas?, ¿donde explican la técnica de forma  súper visual, y te dices: ..."esto no puede ser muy complicado, en un tris lo tengo"...?

... y una que es perfeccionista... y... buuuufffff !que va!... y más con lo que me rodeaba... total que hice algo de lo que no me siento naaada orgullosa... ¡siiiiiii!  lo hice....¡¡¡¡destrocé la tarta por completo!!!! Tal cual lo digo..., repito, no estoy orgullosa de ello. 

Imaginaos el numerito. 

Después de un rato difícil, difícil para todos los presentes.... me calmé... bueno me ayudaron... gracias a mi marido, que tiene una paciencia....¡¡¡¡¡gracias Amor!!!!!. 

Desmigué el pastel junto con la crema de mantequilla, lo puse en un bol y lo guardé.

Algo saldría de esa tarta de chocolate con crema de mantequilla de nutella, ahora echa puré.... y por supuesto aprendí varias lecciones. (No se puede llegar a todo, no se puede trabajar al límite, no se puede ser tan perfeccionista en según qué situaciones, lo principal es disfrutar y compartir,...).


Total, después del accidentado suceso, a los dos días, cogí el bol con el puré de tarta y me pregunté qué hacer con toda esa masa,... más de un kilo de tarta destrozada.... Cake pops no iba a hacer, ya los hice y demasiado trabajo y paciencia para ese momento, así que se me ocurrió esta versión, más rápida y diferente, en la que no se necesitan palitos... no tenía.






Manos a la masa, nunca mejor dicho...:
Ingredientes:
-Bizcocho, tarta, magdalenas,... (aquello que sobra, restos, o se puede hacer un bizcocho expresamente...).
-Crema a elegir ; queso crema, crema de cacao, leche condensada, crema de mantequilla,...
-Chocolate



Manos a la obra:
Desmigar la tarta o bizcocho, en un bol. 
Añadir al bizcocho desmigado,  cucharadas de la crema que hayamos elegido. Añadir la crema poco a poco e ir amasando, hasta conseguir una masa fácil de manipular, de tal forma que no se pegue a las manos pero que tampoco se desmigue. Meter en la nevera 30' o en el congelador 10'.
Estirar la masa sobre una superficie lisa y limpia, con ayuda de un rodillo. Grosor de la masa 1cm aprox. (sobre la superficie y el rodillo, se puede poner un poquito de azúcar glass, yo lo hice, para facilitar la manipulación de la masa). 
Dar forma de galletas, con el cortador de galletas que se haya elegido, y ponerlas sobre una bandeja con ayuda de una espátula o cuchillo. Meterlas en la nevera (30') o congelador (10'), hasta que estén frías y consistentes.
Derretir chocolate y bañar cada galleta, una vez frías, adornar al gusto.





Estas galletartas o cake cookies necesitan frío si no se comen en el momento, debido a la consistencia de la masa y sobre todo si llevan mantequilla o queso crema.

Es una versión tuneada de los cake pops. Quería hacer algo diferente, más rápido que los famosos cake pops,  y salieron las galletartas o cake cookies, como lo queráis llamar...




Espero que utilicéis esos restos de tartas o bizcochos que no sepáis qué hacer con ellos, a parte de comerlos tal cual, y utilicéis esta receta para disfrutarla y variar. 

¡Buen fin de semana! 



miércoles, 10 de abril de 2013

Pan trenzado de cerveza


Otra de mis pasiones son las masas y de las que más.... ¡el pan¡  Me encanta hacer pan.
Por eso os propongo esta receta que está buenísima y sale a la primera.
Siempre me ha fascinado saber cómo con ingredientes tan básicos y sencillos podemos lograr algo tan rico como el pan, tan común en nuestros hogares.
De hecho antiguamente, y hoy día en muchos lugares también, se realizaba pan casero a diario, ¿y por qué no hacerlo nosotros también?

Eso sí, os aconsejo comerlo el mismo día que se realice, ya que al día siguiente pierde su textura inicial. 


Allá vamos....








Ingredientes:
-425gr de harina de fuerza
-1 cucharadita de sal
-1 cucharadita de levadura seca de panadería
-2 cucharadas de aceite de oliva
-2 cucharadas de miel
-250ml de cerveza 

Manos a la masa:
Poner en un recipiente grande la harina, la sal y la levadura tamizadas.
Añadir el aceite y la miel.
Calentar levemente la cerveza y añadirla al recipiente, mover hasta conseguir una masa homogénea.
Enharinar una superficie lisa, y trabajar la masa de pan sobre ésta, unos 10 minutos, hasta que la masa esté elástica. 
Poner la masa en un recipiente y tapar con papel film transparente. (Intento evitar que el recipiente sea de material frío, de modo que utilizo un recipiente de madera o plástico y además lo tapo con un paño de cocina).
Dejar reposar una hora aproximadamente, o hasta que doble su tamaño, en un lugar calentito de la casa. Hay gente que enciende el horno y lo pone al lado de éste, otros al lado del radiador,... lo que yo suelo hacer es, si hace sol, ponerlo cerca de los rayos de sol... en definitiva en un lugar calentito para favorecer  que la masa crezca . 
Una vez la masa haya doblado, más o menos, su volumen inicial, volver a amasar unos minutos hasta que la masa esté en su punto. (El truco que utilizo es hacer una bola, enharino uno de mis dedos y lo hundo, un poco, en la masa. Si la masa retorna casi a su sitio, es que está lista!!!!. No se si me expreso...¡A mi me funciona!).

Dividir la masa en tres y estirarla a modo de churro, bastones, tiras... poner las tiras de masa en la bandeja de horno con papel vegetal y hacer una trenza. 
Tapar con un trapo y dejar reposar unos 30 minutos, doblará su tamaño, más o menos. 
Con un pincel, pintar la superficie de la masa trenzada con agua, y finalmente espolvorear harina por encima con un colador, para lograr un aspecto de recién horneado en panaderia...
Horno precalentado a 220ºC. 
Hornear en la parte inferior del horno durante 25-30' a 220ºC.

Truco:
Un truquillo que utilizo y que va genial para la masa, es introducir en el horno un molde lleno de agua unos 5-10 minutos, lo retiro y luego introduzco el pan para hornear. 



Y aquí está  ¡pan recién hecho en casa! Este pan en casa no dura nada, suelo prepararlo a menudo, encanta y nos encanta. 
Tiene un sabor un tanto dulce debido a la miel, está delicioso... y como habéis comprobado no se necesita mucho tiempo para elaborarlo. 
Por lo tanto manos  a la obra y a disfrutar de algo que se ha elaborado en hogares de forma manual y a diario... ¡ahora por nosotros mismos! Doble satisfacción. 








 

Espero que lo disfrutéis. 

P.D.: Receta de Sara Lewis (libro).

viernes, 5 de abril de 2013

Nevaditos hojaldrados

Lo prometido es deuda.... aquí va la receta que prometí en la publicación anterior para utilizar gran parte de la manteca de cerdo que nos quedó de los profiteroles con crema pastelera infalible.






Es una receta típica navideña, pero en casa, a mi hermano y a mi marido, siempre les han apasionado y ¿por qué no poder prepararlos fuera de las fechas navideñas?... De hecho mi hermano, que no está cerca, ¡¡ya me ha pedido una horneada para cuando venga de vacaciones... en pleno verano!!.¡Tienen muy buena pinta!







Vamos con la receta;

Ingredientes:
-300gr. de harina
-200gr. de manteca de cerdo
-100ml. de vino blanco 
-1/4 de cucharadita rasa de sal 
Azúcar glass * (muy importante leer la nota abajo, al final)
(Con estas cantidades  y cortador de galleta salieron 37 nevaditos)


Manos a la obra:
Precalentar el horno a 175ºC. 
Tamizar la harina y reservar. 
Preparar la bandeja del horno con papel de hornear y reservar.
Poner la manteca de cerdo muy fría en un bol grande, recién sacada de la nevera (esto es importante, tiene que estar fría para ayudar a conseguir una textura hojaldrada, como los famosos nevaditos, y si es posible que el bol sea de acero o material frío... ¡mejor que mejor!). 
Añadir la sal, el vino y un poco (un puñado, es suficiente) de la harina previamente tamizada. Trabajar, con las manos, estos ingredientes de forma rápida, hasta conseguir una masa homogénea, sin grumos.
A continuación, añadir poco a poco la harina restante, sin dejar de trabajar la masa con las manos. Quedará una masa un tanto pegajosa. 
Añadir un poco de harina a las manos y a la superficie lisa donde se vaya a trabajar a partir de ahora.  
Cogemos la masa y la trabajamos, espolvorear las manos y la superficie con harina, hasta conseguir que no se pegue, eso a ojo,... ¡pero cuidado no os paséis con la harina! (yo utilicé unos 25gr de harina de mas). Dejar de trabajar la masa justo en el punto en el que no se quede pegada, ni a las manos ni a la superficie.
Hacer una bola con la masa y estirarla con un rodillo sobre la superficie lisa, levemente enharinada. Grosor de la masa 1cm. 
Cortar la masa con un cortador de galletas redondo de unos 4cm de diámetro. 
Poner cada nevadito, con la ayuda de una espátula enharinada (o cuchillo en su defecto), en la bandeja del horno previamente preparada. 
Colocar los nevaditos no muy juntos, aunque no crecen a lo ancho si no a lo alto. 
Introducir la bandeja en el horno, a 175ºC, en la parte inferior, con temperatura arriba y abajo (puse ventilador).
Sacar los nevaditos cuando estén ligeramente dorados, yo me guié por eso, son unos 25' aprox. Todo depende del horno. Lo más fiable es el aspecto doradillo que empiezan a coger. 
Ponerlos sobre una bandeja y cuando aún están calientes espolvorear, con un colador, azúcar glass ¡sin medida!. 
Dejar enfriar por completo. (Yo los dejé toda una noche y una mañana, trabajaba y dormía, por ese orden...). 
Una vez fríos introducirlos, en dos veces, en una bolsa de plástico. Poner azúcar glass dentro de la bolsa, sin miedo, cerrar y mover con un poco de cuidado..., tranquilos, no se rompen. 

¡Y ya están listos para comer!








Esta receta es espectacular, salieron geniales y creo que inmejorables,... claro..., todo depende del gusto de cada uno, por supuesto. (Mi punto de partida para comparar son los de la famosa marca Reglero, los que más gustan en casa).

Lo dicho, textura inmejorable, y sabor exquisito.




Si tuviese que cambiar algo, sería probar con otro tipo de vino blanco, quizá uno seco. Utilicé un vino blanco afrutado, típico para cocinar..., pero lo dicho, simplemente por probar cómo quedan con otra clase de vino blanco. 

*Apuntes/Nota:
Sobre el azúcar glass: os recomiendo que utilicéis lo que se conoce como azúcar caster, que no es el azúcar glass impalpable que se utiliza para la crema de mantequilla (buttercream)
Simplemente coger el azúcar blanco común, que se tiene en casa, el de toda la vida, y pasarlo por el molinillo (yo lo pasé por el accesorio picador de la batidora, que es un vaso con dos cuchillas, con la batidora de cuchillas también vale, comprobado). 
El azúcar glass no aporta demasiado dulzor, y como la masa no tiene azúcar, ya que la textura del nevadito cambiaría (cristalizaría  y endurecería), el punto de dulzor se le añade desde el exterior, rebozándolos con azúcar caster sin miedo ni medida. Si no os gustan muy dulces, con la primera capa que se puso recién sacados del horno, es suficiente. En una de las fotos sale un nevadito poco nevado, es uno de los que dejé con solo la capa de azúcar, no lo metí en la bolsa para rebozarlo.

Bueno, espero que probéis la receta... y hasta la semana que viene.
¡Feliz semana!



Tengo en proyecto una tarta de cumpleaños para mi cuñada, a petición personal.
También publicaré fotos de la decoración de la boda de mis cuñados, la que me tuvo tan liada las semanas pasadas...otras de mis pasiones, la decoración, creo que todo va ligado con la repostería. Poco a poco os iré mostrando cositas.