viernes, 25 de octubre de 2013

Panellets




En esta ocasión os muestro una de las recetas que desde años y años siempre o casi siempre he preparado en casa de mi madre por estas fechas... ¡La receta de los panellets! 
Es una receta típica en Cataluña, se prepara para la fiesta de la castañada, para el 1 de noviembre, la fiesta de todos los santos,... es la misma fecha. En Aragón, Valencia y en las Islas Baleares también se preparan por estas fechas...  

Esta receta tiene un poco de historia... vamos a ver... 
Esta receta la tengo gracias a las fruteras de toooda la vida, donde mi madre, mi hermano y yo íbamos a comprar cada viernes por la tarde o sábado por la mañana cada semana... la rutina de la compra era... primero al mercado de toda la vida con sus diferentes paradas, donde mi madre compraba la carne, el pescado, las pastas o galletas,... y luego a la frutería, cerca de casa... la cual aún hoy sigue estando al pie del cañón, con los mismos dueños de siempre... 
¡Qué recuerdos,... cada semana, al lado de mi madre... mi hermano y yo... haciendo la compra... inolvidable! Hoy día todo esto, con los grandes almacenes se está perdiendo y es una lástima....

Bueno, total,... que la receta la tengo gracias a ellas y deciros que es la receta que siempre he elaborado. En una ocasión realicé, por probar, otra receta de una revista y nada, no me gustó. Para mi gusto demasiado dulce y añadían ingredientes, que al fin y al cabo no creo que sean necesarios... pero bueno, eso va a gustos. Comentaros que los panellets, en su origen no deberían realizarse con patata,... pero por economizar es un recurso que queda estupéndamente bien y ¿sabéis?... ¡no cambio esta receta! 




Esta receta, también me trae muy buenos recuerdos porque siempre la preparaba con una amiga, una amiga que pasaba mucho tiempo en casa con nosotros, y que ha sido tratada y sentida como una hermana... En teoría ella me ayudaba a realizarlos, a darles forma y a cubrirlos, pero no era eso lo que más hacía, lo que realmente hacía era zamparse los carisísimos piñones... ¡cómo recuerdo esas risas, y también regañinas, cuando le pillaba comiendo piñones, piñones y más piñones...! 
Ya hace años que se fue de Barcelona, y ya no los preparo con ella, y he de reconocer, con una sonrisa en la boca, que echo de menos esos momentos con ella... 

Bueno al lio y recomendaros 100% esta receta, súper básica, y sencilla... en muchas ocasiones no hace falta nada más que eso, lo básico, lo esencial,... y ¡si gusta tanto!... ¿por qué cambiar?.






Vamos con la receta.

En primer lugar se prepara la masa base de los panellets con un día de antelación. ¡Poco a poco, sin prisas, eso va muy bien...! 

Ingredientes para la base de los panellets:
- 300 gr. de patata cruda o boniato (se puede mezclar y jugar con la proporción)
- 400 gr. azúcar
- 500 gr. de almendra cruda molida (harina de almendra)
- ralladura de 1/2  limón grande

A continuación, los ingredientes añadidos para las diferentes variaciones que os presento:

Ingredientes para panellets de coco:
- 100 gr. de coco rallado

Ingredientes para panellets de piñones:
- 125 gr. de piñones

Ingredientes para panellets de almendra:
- 150 gr. de almendra en granillo (trocitos pequeñitos)


Finalmente: 
- 2 huevos para pintar los panellets.



Preparar la base de los panellets:
Hervir la patata (o boniato, se puede hacer al horno también) y escurrila. Pelar la patata aún caliente (cuidado no os queméis, es algo complicado pero es así) y chafar con un tenedor. Dejar enfriar por completo. Una vez la patata esté fría añadir el azúcar, la almendra cruda molida, la ralladura de limón y mezclar, chafar con el tenedor, hasta que los ingredientes se hayan integrado, no mezclar demasiado. Dejar reposar durante toda la noche, o más... en la nevera. Previamente la masa se habrá tapado, guardado en un bol con tapa o cubierto con papel, film transparente.


Preparación de los panellets en función de la variedad, trabajar la masa fría, eso facilita que no se enganche tanto la masa a las manos:
Preparar la bandeja de horno con papel sulfurizado, de horno,...
Precalentar el horno a 225º C arriba y abajo, yo sin ventilador.


De coco: 
Mezclar, por ejemplo una taza de masa base de panellets y 3/4 de taza de coco rallado. La proporción es 1:3/4, ¡en volumen no en peso!, importante. (otro ejemplo: una cucharada de masa con 3/4 de cucharada de coco). Para la gente muy golosa se puede igualar a la misma cantidad de volumen 1:1, una taza de masa base y una taza de coco rallado... eso va a gustos... pero como personalmente no me gustan las cosas demasiado dulces... hago esa proporción.

Una vez mezclada la masa y el coco, dejar reposar en la nevera unos 10'. Luego realizar bolitas y darles forma de pirámide. Rebozar cada pirámide con el coco rallado restante. Disponer sobre la bandeja de horno y pintar cada panellet con huevo batido.


De piñones:
Realizar bolitas del tamaño de una bola de pin pon o como queráis... y cubrir con los piñones. Disponer sobre la bandeja de horno y pintar cada panellet con huevo batido.

De almendra en granillo:
Realizar unas pequeñas barritas rectangulares, a modo de croqueta, y rebozar con la almendra en granillo. Disponer sobre la bandeja de horno y pintar cada panellet con huevo batido.

¡El truco del almendruco!... ¡hasta que di con él!... esto fue a base de experiencia y pruebas... 
Muchos te dicen bañar el panellet en clara de huevo, o huevo y luego pegar los piñones... noooooo, noooooo y noooo, no va nada bien.... ¡es horrible! te manchas una barbaridad, se resbalan los piñones, te resbalas tu, lo pones todo perdido y cuando consigues que más o menos se peguen, visualmente no quedan muy uniformes.... 
¡Lo que a mi me funciona es esto!..., y ya me diréis si va bien o no...

Para rebozar, sobretodo los panellets de piñones, lo que utilizo es una taza con base redonda, (los juegos de café o café con leche suelen ser así, sobretodo los antiguos... o un recipiente con tapa, tupper, éste último va genial) en su defecto un vaso y ya... Poner un puñado de piñones en la taza o vaso, e introducir el panellet redondo. Tapar la taza con una mano o una tapa y mover a modo de coctelera, haciendo círculos en el aire... así sin más... en serio. De esta manera el panellet  sale casi tooodo cubierto y perfecto de piñones. 
Finalmente siempre hay que cubrir manualmente, con unos poquitos más, algún hueco que haya quedado... pero lo mínimo, y sin ensuciarte apenas las manos.

¡A mi me funciona, de verdad y se adelanta en tiempo una barbaridad....!


Con los panellets de almendra no es tan complicado. La almendra tiene una superficie rugosa que facilita el rebozado del panellet, no es lisa como el piñón...  pero igualmente lo pongo en un tupper rectangular o cuadrado, con la almendra en granillo y la misma técnica pero con movimientos de lado a lado y en plano, para favorecer la forma que le doy a los panellets de almendra... pero si los hacéis redondos pues será más fácil, ya lo veréis... 

Espero haberme logrado explicar... 

Después de este apunte... finalmente... hornear a media altura, con temperatura de 225 ºC. Con calor arriba y abajo durante 10' aproximadamente, cuando empiecen a estar dorados. 

Dejar enfriar.
Listos para disfrutar.



Personalmente me encantan los de coco. Aquí se pueden ver de cerca, a diferencia de la foto de arriba que parece la misma, pero el enfoque es diferente.

Por dentro una textura jugosa... 


Esta receta, que lo dicho no la cambio... os aconsejo hacerlos,... ya que no son complicados y además, con los precios que hay en el mercado.... vale la pena y ¡muuuucho!, ya no solo por el precio si no por el sabor... 

Existen muchas variaciones, se les puede añadir chocolate, cubrir con chocolate, formas varias, aromas varios,... pero los que yo he visto siempre desde pequeñita son estas tres variedades... ¡Las de siempre! 

Me despido hasta la próxima... Espero que hayáis disfrutado.

Nota: En total, salen unos 50-60 panellets, depende del tamaño que se realice y la cantidad de ingredientes añadidos, por ejemplo, he puesto pocos gramos de piñones, ya que son caros, a mi me salieron unos 12 de piñones, pero eso, si queréis más de unos u otros pues jugar con las cantidades. Los más baratos,... los de coco, sin duda alguna y sale mucha más cantidad... adaptar a los gustos y necesidades de cada uno.

domingo, 13 de octubre de 2013

Tarta de calabaza o pumpkin pie





Por fin ya es otoño con todas sus características. 

Hasta hace 3 días, aquí en Barcelona, parecía verano a pesar de haber cambiado de estación... 

...y por fin me decidí a realizar esta tarta que hace años vi en un blog. Una tarta ideal para esta estación, donde las calabazas abundan...

Es una tarta típica estadounidense. Se suele realizar en otoño y a principios de invierno, para el día de acción de gracias y Navidad. 


Personalmente, es una tarta deliciosa a mi paladar. Incorpora una mezcla de especias que combinan espectacularmente con la hortaliza protagonista del otoño, la calabaza... 



Este postre consiste en una masa quebrada hecha en casa y una especie de natillas consistentes realizadas con calabaza y especias... delicioso. 

Una opción diferente a lo que estamos culturalmente acostumbrados, pero no os arrepentiréis en prepararlo. Además es una alternativa bastante sana!!!



Vamos con la tarta... y ¡¡¡¡a realizarla con toque de amor!!!! ¡¡¡¡Saldrá muuucho mejor...!!!!



Ingredientes totales:

El puré de calabaza se debe preparar con antelación o comprarlo hecho, en lineas más abajo explico lo que hice.


Ingredientes para la masa quebrada:
- 200 gr. de harina de repostería 
- 2 cucharadas soperas rasas de azúcar
- una pizca de sal
- 100 gr. de mantequilla muy fría 
- 3-5 cucharadas soperas de agua súper fría


La masa la hornee el mismo tiempo que dice en la receta de la Tarta de frutas con crema pastelera, ya que luego se le añade el relleno, y este reblandece la masa y, personalmente, la masa quebrada me gusta tal cual su nombre indica. No me gusta que quede blanda por lo que la hornee dos veces, sin el relleno y con el relleno. 
Una vez tenemos la masa quebrada hecha, dejamos templar en el molde, sobre una rejilla. 
Bajar la temperatura del horno a 175ºC, arriba y abajo.
En este momento nos ponemos a preparar el relleno, tiempo suficiente para que la masa se temple, se recomienda no dejar enfriar del todo. 

Si no se desea hacer la masa quebrada pues se puede comprar en el mercado, pero no es lo mismo. Ni punto de comparación, pero es una opción, lo que nos venga mejor, no hay que cerrarse por banda por no querer preparar la masa quebrada, se compra y ya... las alternativas vienen bien.  


Ingredientes para el relleno:
- 3 huevos talla M
- 1 y 1/2 cucharadita de canela en polvo
- 3/4 cucharadita de jengibre molido
- 1/4 cucharadita de nuez moscada (yo la tengo entera y la rallé)
- 1/4 cucharadita de clavo en polvo (yo lo tengo en grano y lo piqué con la picadora o lo podéis machacar con un almirez o mortero)
- 1 pizca de sal
- 150 ml. de nata líquida
- 150 ml. de leche entera
- 175 gr. de azúcar moreno integral
- 450 gr. de puré de calabaza


Preparar con antelación el puré de calabaza. 
(Lo que yo hice fue meter la calabaza en el microondas hasta que quedase blandita y escurrirla durante toda la noche en la nevera. Luego la chafé con un tenedor en el mismo colador y así, aún salía agua, seguía escurriendo. A continuación la trituré con la batidora y ya obtuve el puré de calabaza. También se puede realizar en el horno pero se necesita más tiempo de cocción aunque no tanto de escurrido. Yo prefería hacerla así, la cocía y la dejaba en la nevera sin estar pendiente... también venden unas latas con puré de calabaza hecho... la opción que escojáis estará bien, si es lo que más os conviene...) 

En un bol batir los 3 huevos. 
A continuación añadir las especias y batir hasta que se mezcle todo. Seguidamente añadir la nata, la leche, la sal y el azúcar. Seguir mezclando hasta conseguir una mezcla homogénea. Poner todo esto en un cazo y  añadir el puré de calabaza, colocar en el fuego a temperatura media baja, y no dejar de remover. Tener esta mezcla en el fuego hasta que humee,  que salga un poco de humo, vapor,... o para ser más estrictos, hasta que el termómetro de cocina marque 60ºC. Importante no dejar que cuaje ni que hierva, no serviría... Yo lo hice hasta el punto que empezó a humear, así de sencillo. Justo unos momentos antes de que empiece a hervir. Eso, hasta que humee. 

Poner la mezcla sobre la masa quebrada. Y hornear durante 40' a 175ºC arriba y abajo, sin ventilador. Estará hecha cuando al pinchar un palillo salga limpio. 

Dejar enfriar 2 horas como mínimo, guardar en la nevera.







Se puede servir tal cual. 
Con nata montada y sirope de arce... exquisita. 
Con crema de leche, chocolate deshecho, coulís de frutos rojos, mermelada.... lo que os apetezca. Imaginación y gusto. 


Que disfrutéis de esta estación, el otoño. 
¡Hasta pronto!

Receta extraída del blog de El rincón de Bea, recomendadísimo.

viernes, 4 de octubre de 2013

Perrunillas extremeñas, auténticas






El resultado de esta receta era un tanto exigente. Os explico....

Mis suegros son extremeños, y hace unas semanas me retaron a realizar perrunillas extremeñas y magdalenas típicas de su pueblo... (he de decir que me decanté en primer lugar por la perrunillas y aquí están...).


Lo dicho, el listón estaba muy alto, y deseaba que salieran "unas perrunillas auténticas de pueblo", artesanas y que no tuvieran nada que envidiar a las lugar de origen, Extremadura. 


Indagué, comparé, pregunté a mis suegros por algún ingrediente que en algunas versiones incorporan y a mi no me sonaba... y por fin, a la primera... ¡di con la receta!... sin dudar me decanté por esta que os presento en líneas más abajo.



Es una receta extraída de unos documentales de televisión española: "Un país para comérselo", y entre sus diferentes capítulos, allí estaba: Extremadura, Badajoz. 

Cabe destacar que me encantan estos documentales, se aprende y conoce muchísimo...


Sin dudarlo me metí de cabeza en la receta... bueno con las manos... porque esta receta se trabaja en exclusiva con las manos, así sin más...


Manos a la masa...

Ingredientes:
- 200 gr. de manteca de cerdo
- 2 yemas de huevo, si pueden ser camperos mejor...
- 150 gr. de azúcar
- ralladura de un limón
- 1 cucharadita de canela
- 400 gr. de harina tamizada
- 6 cucharadas de azúcar


Poner la manteca de cerdo en un cuenco grande y remover con las manos, en círculos, en sentido de las agujas del reloj, hasta eliminar los grumitos.
Añadir las dos yemas de huevo e integrar con la manteca de cerdo, remover en la misma dirección y con las manos.
Incorporar el azúcar, la ralladura de limón y la canela y remover con las manos hasta integrar los ingredientes. Por último añadir  poco a poco la harina, hasta conseguir una masa homogénea y que no se pegue a las manos.

En un plato hondo, batir un poco las 2 claras que no hemos utilizado.
En otro plato hondo poner unas 6 cucharadas de azúcar.

En este punto se coge un trozo de masa haciendo una bolita del tamaño de una pelota de pin pon, más o menos, luego se le da forma de croqueta. Cogemos la croqueta y mojamos un lateral de la croqueta en las claras de huevo y luego la llevamos al plato de azúcar, de tal forma que el azúcar quede pegado en la parte que hemos mojado en las claras de huevo. A la vez, aplastamos la masa con los dedos, le damos forma ovalada o redonda y la ponemos sobre la bandeja de horno boca arriba, con el azúcar hacia arriba. Así hasta acabar con la masa... salen unas 18 perrunillas... variará en función del tamaño que les demos.

Hornear a 180º C arriba y abajo, yo lo hice con ventilador, durante 15 minutos. Cogen un tono doradito. Sacar del horno y dejar enfriar por completo en la bandeja, no tocar, se desharían enseguida.
Hay que dejarlas enfriar muy bien.


¡Y ya se tienen unas perrunillas deliciosas artesanas y auténticas!




He de deciros que la siguiente fotografía la presenté en un concurso y fue una de las seleccionadas por Mr. Wonderful (diseñadores gráficos que tienen objetos muy bonitos con frases súper chulas, abajo el calendario).



Deseo que os gusten. 

A una amiga se le puso el vello de punta al probarlas, se trasladó a su infancia en ese mismo instante, fui testigo... 

...Y por cierto... ¡a mis suegros les encantaron! dijerón: 
-¡Auténticas perrunillas extremeñas! 
...y ahora no paran de pedirme, sobretodo el goloso de mi suegro....

Feliz semana.