miércoles, 12 de febrero de 2014

Cupcakes de Terciopelo Rojo "Red Velvet"





En nada es San Valentín y aquí os dejo un clásico para esta fecha... yo no suelo celebrarlo... pero sé que muchos de vosotros sí lo hacéis... por lo que aquí os muestro uno de los imprescindibles, para muchos, en muchas bodas...  y cómo no en este día tan señalado... 

El origen de este postre tan conocido es dudoso, unos lo ubican en Canadá y otros en EEUU... algunos creen que en su origen se realizaba con azúcar color rojizo y otros con remolacha,... de ahí lo particular de su tonalidad... 

Hoy día se suele utilizar colorantes en gel para conseguir ese rojo característico... pero sé que existen, y de hecho tengo, recetas realizadas con remolacha... algún día probaré...




En esta ocasión me he decantado por una receta que lleva bastante cacao... por lo que el típico color rojo aterciopelado no se percibirá demasiado en la parte más externa del cupcake, se aprecia más en su interior, lo podréis ver en las migas de bizcocho que utilicé para adornar cada cupcake... de todas maneras se asimila más a un tono granate... pero por lo dicho, por el cacao incorporado... y de echo, la remolacha no es roja, si realmente este es el origen del color de este bizcocho... 





Sin más, vamos con la receta... 


Ingredientes para unos 18 cupcakes estándard (papelitos de 5cm en su base):
- 240 ml. de aceite de oliva suave
- 250 gr. de azúcar
- 2 huevos L a temperatura ambiente
- 350 gr. de harina
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 3/4 de cucharadita de sal
- 1 cucharadita de bicarbonato sódico
- 40 gr. de cacao puro en polvo (utilicé Hershey's, me lo trajo mi hermano de Austin, pero se puede conseguir en tiendas especializadas, y si no el chocolate puro de Valor, el de hojalata)
- 250 ml. de buttermilk (... tranquilidad, es muy sencillo, sigue leyendo...)
-1 cucharadita de vinagre blanco
- 2 cucharaditas de colorante rojo en gel (líquido, no , no serviría... y si no lo queréis rojos, pues nada más omitir este ingrediente, quedarán riquísimas igualmente, no aporta sabor...)

Crema o frosting de queso:
- 120 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 300 gr. de azúcar glass
- 125 gr. de queso cremoso de untar frío, tipo Philadelphia...  utilicé de la marca Lidl y quedó genial (que no sea light)
- 1 cucharada de leche entera o semidesnatada




Vamos con las manos a los famosos cupcakes...

Precalentar el horno a 165ªC con ventilador, arriba y abajo. Sin ventilador a 175ºC, aprox. 

Preparar la bandeja de horno para cupcakes con sus correspondientes papelitos... los elegidos. Reservar.

Para preparar el famoso buttermilk, no os asustéis es súper fácil: poner en un vaso 250 ml. de leche a temperatura ambiente, añadir 15 ml de zumo de limón recién exprimido (es una cucharada grande), o 15 ml. de vinagre blanco, cualquiera de las dos opciones es válida, yo siempre he utilizado limón. Dejar reposar 10' y ya estará listo el buttermilk, fácil ¿no?, no es para tanto... Se obtiene una especie de leche cortada, con trocitos de cuajo,... es así, no la coléis, se utiliza tal cual. Yo utilicé todo, no lo volví a medir...

Mientras reposa y se forma el buttermilk, tamizar (pasar por un colador fino) todos los ingredientes secos en un bol grande y reservar. 

En otro bol batir el aceite, los huevos, el buttermilk, el vinagre y el extracto de vainilla, batir hasta que todos los ingredientes estén integrados. 

A continuación añadir los ingredientes secos poco a poco, o en tres veces si no se dispone de una batidora que te permita tener las manos libres... mezclar, no demasiado, hasta conseguir una masa homogénea. No mezclar más...

Repartir la masa entre los papelitos, unos 2/3 cada uno, no queremos que se forme copete, queremos que queden planitos en la medida de lo posible. 

Introducir en el horno, en la parte media, durante 20' aprox., lo más fiable, la prueba del palillo... que salga limpio al introducirlo en la masa. Intentar no abrir el horno antes de los 18', no subiría la masa...

Retirar la bandeja del horno y dejar reposar 10', no sacar antes ni después, pues si se sacan antes se corre el riesgo de que cada papelito se despegue sólo, y de lo contrario, costaría despegarlo, comprobado. Transcurridos los 10' de reposo, sacar cada cupcake, yo utilizó un tenedor pequeño para sacarlos..., es un idea... y dejar enfriar sobre una rejilla si se tiene.




Para el frosting o crema de queso:

En primer lugar tamizar el azúcar glass. En un bol introducir la mantequilla con la leche y el azúcar glass, batir con varillas hasta que se integren los ingredientes, empezamos a velocidad baja el primer minuto, para que el azúcar glass no vuele demasiado, tapar con un trapo para evitar esto... a continuación batir a velocidad alta. Añadir el queso de untar, que debe estar frío, y batir a velocidad baja e ir aumentando la velocidad hasta formar una crema suave homogénea, una especie de mouse. 
No hay problema por batir demasiado... cuanto más mejor, pues la crema será más consistente... Conservar frío. 

Adornar cada cupcake con una manga pastelera y una boquilla redonda gruesa, o simplemente con una bolsa de congelado, cortando una de sus puntas inferiores con el grosor que queramos conseguir para adornar cada cupcake... y finalizado nuestro postre....

Por último, utilicé algunos copetes que corté de los cupcakes, porque los rellené demasiado y subieron... colé el bizcocho para conseguir una textura similar, lo desmenucé y dejé caer un poco sobre el frosting o crema de queso.... 

Finalmente realicé unas banderillas con forma de corazón y voilà....




A disfrutar.... no sobró ni una!!!! 

¡Ciao! Hasta la próxima... acepto sugerencias... 



Receta basada en un mix... con modificaciones mínimas propias... Bizcocho del libro de Bea Roque y crema de queso de Alma Obregón... 






martes, 11 de febrero de 2014

Bundt Cake de nata y vainilla

Este Bundt Cake es el que más le gusta a mi marido... por ahora.

Le encanta la vainilla... y con esta receta es ir a no fallar... galletas de vainilla, helado de vainilla, que en verano es uno de los sabores fijos que se pide..., olor a vainilla... 

Además tuve el privilegio de recibir como regalo, por parte de mi marido, nada más y nada menos que 3 moldes de Bundt Cake y unos sellos de galletas de la gran marca Nordic Ware y como dije en una publicación anterior ( Bundt Cake de mascarpone ), no hay ni punto de comparación con otros moldes... son una maravilla y tengo moldes para tooooda la vida y la de mis hijos... 


Vamos con la receta, si te encanta la vainilla y los sabores suaves al paladar... no dejes de hacer este bizcocho... te sorprenderá. No te cansarás de él... 





Ingredientes:
- 285 ml. de nata para montar (que esté fría, muy fría es importante)
- 200 gr. de azúcar
- 3 huevos L (temperatura ambiente)
- 200 gr. de harina
- 50 gr. de harina de maíz (Maizena)
- 2 cucharaditas de levadura química (tipo Royal)
- 3/4 de cucharadita de sal
- 2 cucharaditas de extracto de vainilla (utilizo pasta de vainilla, es más concentrada)

Precalentar el horno arriba y abajo a 175ºC, yo sin ventilador. 

Preparar y engrasar un molde tipo bundt cake, los que tienen un agujerito en medio, de unos 25 cm de diámetro. Si no se tienen este tipo de molde, utilizar lo que tengáis, que sea grandecito. Yo lo engraso con un spray especial y lo pincelo desde la base del molde hacia arriba, de esta manera ayudo, un poco, a la masa a subir en esa dirección, facilita... Se puede engrasar con aceite, o con mantequilla y harina, esta opción es la que menos me gusta porque parece que se forme una capa fina y crujiente en el bizcocho,... son percepciones... pero si es lo que más os gusta o lo que soléis hacer y no queréis cambiar... pues adelante... yo desde que utilizo el spray he de decir que ni punto de comparación, a nivel de desmoldado genial, los bizcochos suben con más facilidad y de forma más uniforme... no tiene esa capita dura que percibía con la mantequilla y la harina, y qué decir de lo sencillo que resulta....

En primer lugar tamizar las harinas, la levadura y la sal. Reservar.

Montar la nata bien fría en un bol que esté bien frío y reservar. No batir demasiado, se corre el riesgo de que se convierta en mantequilla.... Montar hasta formar picos blandos o firmes, que al sacar las varillas quede el pico de nata semi-firme o firme. Es suficiente. Reservar.

Batir, con varillas, los huevos e ir añadiendo el azúcar poco a poco. Batir a velocidad media-alta, hasta que la mezcla sea homogénea, blanquee y haya doblado o triplicado su volumen inicial. No hay riesgo de que se convierta en nada si batimos más... Se tarda unos 7', dependiendo de la batidora que se utilice. 
Añadir el extracto de vainilla y batir un poco más, hasta que se incorpore. 

Incorporar las harinas con la levadura y la sal tamizadas a la mezcla de los huevos poco a poco. Si no disponéis de un batidora que os permita tener las manos libres, incorporar la mezcla de las harinas, la sal y la levadura  en tres veces y mezclar... hasta que la mezcla sea homogénea. 
En este momento añadir la nata montada, también entres veces y mezclar con una pala o cuchara con movimientos envolventes, hasta lograr que se integren todos los ingredientes. No mezclar demasiado, únicamente hasta que los ingredientes estén uniformemente integrados.

Verter la mezcla en el molde de Bundt Cake, en su defecto en el que tengáis. En los moldes de Bundt Cake os aconsejo que vertáis toda la masa desde el mismo sitio, ella misma se va a ir repartiendo, y de esta manera es más difícil que queden espacios vacíos o con bolsas de aire.. por último golpear de forma suave y leve, un par de veces, el molde con la encimera, para asentar la masa. Si es necesario, alisar la superficie de la masa con la ayuda de una espátula. 

Introducir el molde en el horno sobre una rejilla, siempre que se utilice un molde tipo Bundt Cake, ya que el calor debe circular por el agujero del molde y así obtener un horneado uniforme. Si no se utiliza este tipo de molde, no es necesaria la rejilla. 

Hornear a 175ºC, con calor arriba y abajo, yo sin aire. Si lo utilizáis, deberéis bajar la temperatura unos 10ºC.  Hornear durante 40-45' aprox. o hasta que el palillo salga limpio una vez se pinche en el bizcocho. 

Sacar del horno y dejar reposar durante 10' sobre una rejilla. Transcurrido este tiempo, movilizar el molde de arriba hacia abajo y de un lado a otro para facilitar el desmoldado. Ya así estará suelto... Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla, si se tiene. 

Y ya estará listo. 

En esta ocasión, únicamente lo adorné con azúcar glass tamizado con un colador. Sin más... y tal cual...

Otro Bundt Cake, suave y delicioso.




No hay que olvidar su esponjosidad. Riquísimo y jugoso. 




Apetece a cualquier hora... muy fino y elegante al paladar... no hay duda. 

¡Un clásico en casa!

Hasta muy pronto... 

Estoy para cualquier duda a lo que se respecta....


Origen de la receta... del maravilloso libro de Bea Roque "El Rincón de Bea".