viernes, 25 de abril de 2014

Financiers o visitandines con lemon curd


Sin duda alguna, uno de los mejores dulces que he probado hasta el momento. Sin palabras... 





Se tratan de unos pastelitos cuyos ingredientes principales son la mantequilla, la clara de huevo y la almendra... se dice que son originales de Francia, creados en una pastelería llamada La Lasne, solían comerlos los financieros de la zona, (de ahí su nombre), ya que eran pequeños, ovalados y de un sólo bocado se los comían sin apenas ensuciar las manos... 

También se dice que en su origen lo elaboraban las Hermanas de la Orden de la Visitación, de ahí el otro nombre "visitandines"... y que posteriormente los suizos les dieron forma alargada cambiando el nombre a "financiers"...  


De todas maneras, sea a quién sea agradecida y feliz de haber descubierto este deliciosos dulce.

No dejéis de probarlos, es una mezcla perfecta que se deshace en la boca y al paladar es suave y nada empalagoso...








Vamos manos a la "obra"...

Ingredientes para unos 14 financiers:
- 185 gr. de mantequilla derretida
- 6 claras de huevo pasteurizadas*, las compro en mercadona
- 120 gr. de almendra molida* 
- 200 gr. de azúcar
- 75 gr. de harina 
- lemon curd*
- azúcar glass

Precalentar el horno a 200 ºC, con calor arriba y abajo, sin ventilador.

Preparar una bandeja para cupcakes, las que tienen los huecos, o recipientes de cupcakes de silicona, o flaneras... Engrasar con aceite vegetal en spray, o mantequilla. No poner papelitos, no los utilizaremos, se engrasa directamente.

Derretir la mantequilla, con cuidado de que no hierva, ya sea en microondas o a fuego. Dejar templar. 

Tamizar la harina y reservar.

Montar las claras a punto de nieve, con pico firme, que al girar la varillas el pico que forma la clara de huevo montada no se ladee.

Añadir con ayuda de una espátula o una lengua de silicona y con cuidado, con movimientos envolventes, la almendra en polvo, la mantequilla, el azúcar y la harina. Mezclar hasta integrar, no mover enérgicamente, mover de abajo hacia arriba, con suavidad... para bajar lo menos posible las claras de huevo. 

Verter la mezcla en cada hueco de la bandeja de cupcakes, llenar casi en su totalidad... yo dejé medio centímetro sin rellenar... suben un poco, pero luego bajan un pelín... 

Hornear durante 10-12' a la temperatura antes comentada, sin tocar nada durante 10' luego, sacar la bandeja y poner sobre cada pastelito una cucharada sopera de lemon curd, se hundirá es normal... y volver a introducir la bandeja otros 10' más.

Retirar del horno. Dejar enfríar y retirar con la ayuda de un tenedor pequeño cada pastelito... con cuidado, si están templados o calientes se romperán,... (aún así están deliciosos, no pude resistirme a probar uno sin dejarlo enfriar....).

Dejar enfriar sobre una rejilla si se tiene...

Antes de servir, espolvorear con azúcar glass al gusto... 




¡Listos para degustar uno de los mejores dulces que he probado hasta ahora bajo mi gusto,.... por supuesto...! 





Aseguro que no comerás sólo uno...






*Notas / Variaciones:

-Las claras de huevo pasteurizadas las compro en Mercadona, existen 2 botes uno de 9 claras y otro mucho más grande. Van genial, ya que además indica las claras que vas utilizando.

-La almendra molida la podéis encontrar en diferentes establecimietos, imagino que en grandes superficies, y yo suelo cogerla con un precio asequible en Bon Area o Area de Guissona, que no creo que haya fuera de Catalunya, y en Lidl en esta última ocasión, bastante buen resultado... sobra aclarar que cuanto mas buena sea la almendra mejor sabrá... os recomiendo la de marcona, aunque lo dicho yo la he hecho con la del lidl y espectaculares... no lo dudéis... con la que tengáis... o consigáis... os lo he dicho en varias ocasiones... no dejéis de realizar una receta por simplezas como estas. 

- Los financiers, en esta ocasión los realicé con lemon curd, es una crema de limón típicamente inglesa, no muy fácil de encontrar.. en Alcampo suelen tener una única marca, está muy bien y no es cara " Robertsons"... quizá algún día publique cómo realizarla en casa.

- Si no tenéis o no queréis utilizar lemon curd, se puede utilizar crema de chocolate, mermelada, crema pastelera o simplemente sin nada de nada... deliciosos igual.... lo único que no tendréis que añadir nada a los 10' de horneado, retirar cuando salga el palillo limpio al introducirlo en la masa y ya. Queda como una magdalenas. 

- Receta original de Directo al Paladar.


miércoles, 16 de abril de 2014

Huevos cocidos decorados con servilletas de papel




Posiblemente esta sea una de las pijadas más grandes que he hecho hasta el momento. ¿¿¿No os parecen los huevos cocidos más pijos del mundo???  Es una opción divertida y bastante fácil de realizar en estos días... vienen que ni pintados!!! 


Además causarán sensación hayá donde los llevéis, o a aquellos que recibáis en casa, como invitados. Son unos simples huevos cocidos decorados con servilletas. Se pueden servir en la mesa, y que cada uno se pele su huevo cocido, no dejará indiferente a nadie... 





Ingredientes:
- 1-2 claras de huevo pasteurizadas (las compré en Mercadona, hay dos botes, cogí el más pequeño, que son 9 claras)
- 6 huevos blancos*, cocidos
- Servilletas de papel, las que nos gusten, de unos 20x20 cm, imagino que también pueden servir pañuelos de papel decorados...
- Un pincel grueso (utilicé uno de silicona) 
- Aceite vegetal, opcional, le dará brillo. 


Vamos con la decoración:

Cocer los huevos y dejar enfriar.
Separar la capa pintada de la servilleta. Las servilletas o pañuelos suelen tener 3 capas, que se pueden separar, con cuidado de no romperlas, nos quedamos con la que esté pintada. 
Batir levemente 1 o 2 claras de huevo, en un bol pequeño.


Existen varias posibilidades para pintar los huevos con este método:

- Podemos recortar los motivos que más nos gusten de las servilletas y pegar, a nuestro gusto, sobre el huevo con la ayuda del pincel mojado levemente en la clara de huevo. 

Dejar secar por completo, de un lado y de otro, sobre papel de cocina.

- Envolver el huevo en la servilleta, previamente cortada en cuatro, ya que al desplegarla queda en cuatro cuadrados, justos para envolver cada huevo. Empezar pintando uno de los lados, con cuidado de no impregnar demasiado el pincel ya que se corre el riesgo de rasgar la servilleta. Unir la servilleta por el otro lado, nos quedarán arrugas, y cortar... y acabar de pincelar con la clara de huevo. 

Dejar secar por completo, de un lado y de otros, sobre papel de cocina. 

Cuando estén secos untar con aceite vegetal para que brillen, es opcional. 


Mi experiencia: 

La primera opción quedará mucho mejor, ya que al no tener que doblar ni recoger la servilleta quedará el huevo y el dibujo liso, sin relieve. 

La calidad de la servilleta influye en el riesgo de que se rompa al  pintarla con la clara de huevo. En esta ocasión utilicé dos marcas diferentes, una de Comptoir e Famille (la azul), al separar las diferentes capas de la servilleta no hubo ningún problema, el problema lo encontré al pintarla con la clara de huevo, pues se rasgaba con facilidad. 
La otra marca era de ikea (la rosada), al separar las capas fue más frágil y se rompió por algún lado, en cambio mejor calidad al mojarla, ya que no se rompieron... 

Os recomiendo, si elegís esta última opción, que queda mejor con colores claros, los defectos se ven menos. 






Soy consciente que no han quedado perfectos, a simple vista se ve... pero os dejo con la idea... creo que es genial... 

En esta ocasión utilicé la opción de los cuadrados de servilletas, creo que es la más difícil ya que quedan bastantes arrugas, además lo hice con bastante prisa... pero os animo a que lo hagáis... quedan unos huevos muy bonitos y divertidos... 

¡Felices vacaciones!
Notas:
-Hoy por hoy no es fácil encontrar huevos blancos, pero os recomiendo que los busquéis en fruterías o pollerías de pequeños establecimientos, que lleven años abiertas..., las de siempre... en el mercado de toda la vida es una muy buena opción pues entre ellos se conocen y os pueden informar de aquel que los venda.
- También se pueden utilizar los huevos rubios, pero quedarán con ese color de fondo. Aquí optaría con la decoración recortada, pensando siempre en los colores...
- Los huevos vienen marcados con una fecha de caducidad e identificación, al cocerlos prácticamente desaparece.




jueves, 10 de abril de 2014

Pastel de melocotón y jengibre




Puede que no estemos muy acostumbrados al jengibre, pero os aseguro que usado en su justa medida, queda delicioso, tanto en postres como en platos salados y bebidas refrescantes... 

Tiene un sabor peculiar picante y refrescante... no os asustéis, lo dicho, en su justa medida es increíble... En platos dulces contrarresta el dulzor y aporta frescor al paladar... 

Personalmente lo suelo utilizar mucho en la crema de calabaza, lo espolvoreo por encima al servir la crema... y a demás, de entre muchas de sus propiedades, es genial para las náuseas y ahora lo he necesitado bastante... los que me seguís por Facebook o Instagram, ya lo sabéis... pues estoy embarazada del tercer regalo que la vida me está permitiendo disfrutar... 

Lo dicho, no os echéis para atrás al escuchar o leer el ingrediente jengibre... dadle una oportunidad los que no lo conocéis, os sorprenderá gratamente...


Vamos con la receta, en esta ocasión es un bizcocho de jengibre, facilísimo de hacer y con un ingrediente sorpresa... el melocotón... ya que a simple vista no se ve, queda dentro del bizcocho al hornearse... quizá os sobresalga en la superficie... a mi no... es  un bizcocho que lo he realizado con pera y manzana y queda espectacularmente bien... creo que acepta casi todo tipo de fruta, no os encerréis en la receta redactada, podéis añadirle la fruta que más os apetezca... 




Vamos al lio pastelero...



Ingredientes para un molde redondo desmontable de unos 20 cm. de diámetro:
- 225 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 200 gr. de azúcar blanco
- 200 gr. de harina
- 2 cucharaditas de levadura química tipo Royal
- de 3 a 3 y 1/2 cucharaditas de jengibre molido, en polvo
- 3 huevos L a temperatura ambiente
- una lata grande de unos 500-700 gr.de melocotón en almíbar o en su jugo, son unas 8-9 mitades de melocotón... escurridos
- 1 y 1/2 cucharada de azúcar moreno

En primer lugar escurrir los melocotones. Reservar.
Preparar el molde de unos 20 cm de diámetro, engrasarlo con aceite desmoldante especial para postres o con aceite normal, o si lo preferís con mantequilla y harina... a gustos... Poner papel vegetal, de horno, en su base. Reservar.
Precalentar el horno a 175ºC. 
Tamizar en un bol la harina, la levadura y el jengibre. Reservar.
Mezclar y batir en un bol 200 gr. de mantequilla, reservar los restantes 25gr, junto con el azúcar blanco. Batir hasta conseguir una crema, mouse blanquecina, el azúcar se habrá integrado. 
Añadir los huevos de uno a uno previamente batidos, no agregar el siguiente hasta que el anterior no esté integrado... la mezcla puede adquirir un aspecto de cortada, que no se mezclan todos los ingredientes... yo alterné con un poco de la harina previamente tamizada... y mezclar hasta que se hayan integrado todos los ingrediente... 
Verter la mezcla en el molde preparado, aplanar y disponer las mitades de los melocotones en la masa, alrededor, de tal forma que unos siete quedan en circulo y uno en medio, como una margarita... no sé si me explico. 
Espolvorear el azúcar moreno por encima de los melocotones y los 25 gr. de mantequilla que habíamos reservado, ponerla a trozos pequeños y repartirla por encima. 
Introducir el molde en el horno, a media altura, con calor únicamente abajo durante 45-50'... Hasta que el palillo salga limpio al introducirlo en el bizcocho. 

Dejar reposar en el molde unos 15'. Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla si se desea... 

Se puede comer templado con un poco de helado, nata, crema de leche espesa... delicioso... y si no tal cual frío, también delicioso....





No me digáis que al corte no queda espectacular... apetecible... con un toque rústico, casero,  sin florituras... asi tal cual... 




Posible variación y otro toque: se puede sustituir el jengibre por canela molida... también delicioso... a gustos... y a épocas del año. Con la canela apetece más en invierno... ya que el jengibre es refrescante... con canela y manzana delicioso... 

Espero que os haya gustado, que realicéis la receta y opinéis... 

Hasta la próxima.