jueves, 26 de junio de 2014

Tarta de chocolate blanco y frambuesas bicolor


En principio iba a ser una tarta de chocolate blanco, kirsch y cerezas... pero tuve que improvisar un poco en base a lo que tenía, pues no encontré a tiempo ni la pasta de cerezas ni el kirsch, un licor alemán de  cerezas...


Finalmente opté por esta combinación y resultó ser una excelente decisión... aunque tengo pendiente la otra...





¿Por qué quería la otra combinación?.... pues porque era una tarta para mi amatxu, mi madre, mi ama, mi mamá... era su cumple y a ella le encantan las cerezas y si es con "alegría" ¡mejor...! (un poco de alcohol), mi opción era bañar el bizcocho con un almíbar al toque de kirsch...


De todas maneras surgió esta tarta que a mi parecer es muy sencilla, limpia a la vista, y en esta ocasión... menos es más...

Sencilla, elegante y agradable de ver... ¿no os parece? además con sorpresa al cortarla, más adelante lo podéis ver, ... ¡¡¡ya que es bicolor!!!!!





Vamos al lio... no es nada complicada, no hace falta invertir en ella más de 3 horas... el tiempo no es lo que más sobra en casa por ahora... y complicación ninguna... si decidís hacer los bizcochos un día, y otro día la cobertura y adornos... se os hará súper amena... ya lo veréis... personalmente es lo que siempre hago con este  tipo de tartas... además los resultados son mucho mejores... os lo recomiendo.


Ingredientes (para dos moldes circulares de 18 cm. de diámetro o 3 de 15 cm.):

Para el bizcocho:
- 170 ml. de leche entera o semidesnatada
- 60 gr. de azúcar moreno
- 125 gr. de chocolate blanco
- 225 gr. de azúcar blanco
- 100 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 2 huevos tamaño L a temperatura ambiente
- 215 gr. de harina
- 1 cucharadita de levadura química (Royal)
- 1 pizca de sal
- 2 cucharadas de pasta de frambuesa (si no se tiene pues sin nada de esto, obviáis este paso y no será bicolor)
- mermelada de frambuesa

Para la cobertura:
- 75 ml. de nata para montar
- 95 gr. de chocolate blanco
- 100 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 100 gr. de azúcar glas

Para adornar la tarta:
- frambuesas
- sprinkles al gusto


Para realizar el bizcocho:

En primer lugar poner en un cazo y a fuego lento: la leche, el azúcar moreno, 85 gr. del azúcar blanco (el resto reservar) y el chocolate blanco partido en trocitos. Llevar a ebullición a fuego lento, remover constantemente. Cuando hierva apagar el fuego, retirar del foco de calor y dejar enfriar a temperatura ambiente, os recomiendo que lo mováis de vez en cuando para que no se forme una pequeña costra en la superficie y quede una mezcla homogénea. Reservar.

Precalentar el horno a 170ºC, con calor arriba y abajo y sin ventilador.

Tamizar y reservar la harina, la sal y la levadura.

Preparar dos moldes de 18 cm. de diámetro con aceite vegetal en espray para desmoldar o lo que acostumbréis a realizar... (personalmente la mantequilla y la harina espolvoreada no me gusta, por la pequeña costra que se forma... va a gustos), yo además añado una base de papel de horno con el mismo diámetro del fondo.

En un bol grande batir la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una mezcla homogénea, blanquecina y textura de mouse.
A continuación añadir los huevos de uno en uno y ligeramente batidos, no añadir el otro hasta que el primero no esté integrado. (Quizá se haya pegado la mantequilla a las paredes del bol, despegar con la ayuda de la espátula y dejar que cada huevo se integre en la mezcla).


Ahora, y sin dejar de mezclar, añadir la harina a velocidad baja, y poco a poco... si tenéis robot que os permita tener las manos libres añadirla de cucharada en cucharada y seguiditas, y si no pues en dos tandas, ocasiones. Mezclar hasta el punto justo que la masa sea homogénea, no más... ya sabéis... si no se endurecería la textura en el horno.

A continuación, añadir la mezcla de chocolate blanco y leche preparada en primer lugar y ya a temperatura ambiente. Añadir la mezcla muy poco a poco... lo mismo si tenéis un robot añadirla decantándola poco a poco sin dejar de mezclar y si no, pues a chorritos. Finalmente acabar de mezclar con una espátula hasta su total integración.

Dividir la masa en dos, y a una de ellas le añadís la pasta de frambuesa, mezclar para obtener una masa homogénea.

Ahora verter en cada molde una cucharada de cada mezcla alternándolas, para así obtener el aspecto bicolor del bizcocho. Es decir, en el centro de cada molde se añade una cucharada o un cacito pequeño,,... a menor cantidad más finas serán las rayas bicolor... a más cantidad más gruesas... más o menos paciencia... también... yo lo utilicé un cacito de 50ml. Así hasta acabar con la masa. (yo hice un cacito de masa de frambuesa en el centro de cada molde, luego justo encima de la anterior, en el centro, otro cacito de masa sin frambuesa en cada molde, luego otro cacito de masa con frambuesa en el centro de cada molde, encima de la masa de sin frambuesa,.... espero explicarme.... de esta manera se acaba con la masa y se reparte equitativamente sin perder la cuenta... ).


Finalmente introducir los dos moldes en el horno a temperatura antes comentada durante 25-30', o hasta que estos se despeguen del borde y el palillo salga limpio al introducirlo en el bizcocho.

Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla, si se tiene, y en los moldes durante 30'. Luego desmoldarlos con cuidado... (los moldes desmontables facilitan mucho este paso...), y dejar enfriar por completo sobre una rejilla, si se tiene. Una vez fríos, envolverlos en papel transparente, film transparente, y a la nevera... para mi es lo ideal, hacerlos mínimo de un día para otro, ya que adquieren jugosidad, consistencia y el trabajo se hace menos pesado...


Para realizar la cobertura:

Sacar los bizcochos de la nevera para atemperarlos un poco.

Tener el chocolate partido en trocitos en un bol o cuenco.
Llevar a ebullición la nata, justo cuando empiece a hervir, retirar y verterla en el bol sobre el chocolate blanco. Remover hasta que el chocolate se funda por completo, dejar enfriar a temperatura ambiente.
Se consigue una textura similar al de la leche condensada.

En un bol batir la mantequilla y el azúcar glas durante 3' aproximadamente, se obtiene una especie de crema espesa. Añadir poco a poco el chocolate con la nata antes preparado y a temperatura ambiente, no dejar de mezclar. Batir durante 1'.

A mi no me hizo falta, pero si la crema obtenida está muy líquida, introducirla en la nevera durante 12-15'.  La crema que se obtiene es la de yogur griego más o menos.  Parece que no es suficiente para cubrir la tarta, a simple vista, pero lo es... demostrado. Tuve esa sensación, pero no se necesita más...


Montar la tarta:

Si los bizcochos no han salido nivelados, nivelar... en mi caso no hizo falta ni retocarlos... tal cual es la receta, en principio, salen perfectos.

Colocar una base de cartón ya comprada para ello o realizada en casa con cartón y papel de aluminio y papel de film para rematar.... del mismo diámetro que el de la tarta. Colocarla sobre el stand giratorio para adornar y montar la tarta o sobre una bandeja o stand, o lo que tengáis, una superficie lisa.

Colocar uno de los bizcochos, poner mermelada por encima, no llegar a los bordes ya que se saldría y no nos conviene... poner la cantidad deseada.

Colocar el otro bizcocho encima y cubrir con un poco de la cobertura de chocolate, (una capa fina llamada "sujetamigas") toda la tarta, con la ayuda de una espátula lisa y alargada. Este paso sirve para sujetar migas que puedan haber, obtener una consistencia en la tarta y borrar imperfecciones de rugosidad, de tal manera que al cubrirla con la cobertura definitiva sea más lisa y fácil de realizar. Introducir en la nevera 30'.

Mantener la cobertura de chocolate en un lugar fresco de la casa.

Finalmente cubrir la tarta con el resto de la cobertura y adornar al gusto... en esta ocasión puse unas frambuesas y unos sprinkles que compré en una ocasión en Lidl, y aún no les había dado salida...





Finalmente colocar la tarta en el lugar donde se vaya a exponer, con cuidado y con ayuda de una pala grande lisa, o mejor aún con una paleta levanta tartas que va fenomenal!!!


Y a disfrutar...





La próxima publicación va a ser súper sencilla y bebible... después de tanta tarta siempre va bien algo ligerito y refrescante para digerir y para la época del año en la que estamos... voy adelantando para que tengáis los ingredientes... 

Necesitaremos algunos ingredientes que quizá no tengáis en casa: limones, azúcar, zumo de arándanos o frutos rojos y cubitos de hielo... el resto seguro que lo tenéis... ah! y para adornar unas hojitas de menta y unas pajitas chulas!!! Esto es prescindible... pero la presentación cuenta mucho....

Hasta la próxima, que será en breve...

Nota: 
Si queréis comentar algo o sugerencias en cuanto a los ingredientes... aquí estoy... suelo utilizar ingredientes súper asequibles y muy buenos a mi parecer... es dar con ellos... no siempre significa que más caro más bueno... lo tengo más que demostrado...



Tarta basada en el libro de "El Rincón de Bea".







jueves, 19 de junio de 2014

Coca de San Juan

En Cataluña, Catalunya, y en muchos otros lugares, el 23 de junio por la noche y el día 24 se celebra la fiesta de San Juan, y el postre que se prepara o come, por excelencia, por lo menos aquí... es la Coca de San Juan. 





Es una masa tipo briox, ligera, adornada al gusto. En casa gusta con crema pastelera... (tengo que hacer la de chicharrones...).


Existen diferentes versiones... como todo en todo lugar... (unos añaden agua de azahar, anís,... yo no... y en serio, tal cual, sale espectacular, bajo mi gusto y el de aquellos que hasta ahora la han probado... como siempre digo... para gustos los sabores y colores...).


Esta receta fue un gran descubrimiento hace unos dos o tres años, es fácil, buena y además es la misma que utilizo y adapto al roscón de reyes con alguna variación en aromas (agua de azahar, naranja y anís) y sale genial... 


Los que me conocéis un poco, a través del blog, muestro las recetas que realizo en casa y que personalmente me funcionan... y deseo que os funcionen a vosotros... por lo que allá va... 





Vamos con la coca...

Ingredientes:

Masa madre con levadura fresca o esponja:
- 100gr. de harina de fuerza 
- 100 ml. de leche entera o semidesnatada en su defecto
- 25 gr. de levadura fresca (la que venden en forma cúbica, en pequeñas pastillas y refrigerada, justo es de 25 gr. generalmente, se conserva refrigerada durante un mes más o menos). 

Para la coca:
- 350 gr. de harina de fuerza (harina extra para rectificar en textura, puede que unos 150-200 gr. más)
- 100 gr. de azúcar blanco
- una pizca de sal
- 2 huevos ligeramente batidos a temperatura ambiente
- 45 gr. de leche entera
- la piel rallada de un limón
- un poco de leche para pincelar
- 1/4 de cucharadita de esencia de vainilla, extracto ( si se utiliza pasta de vainilla, la mitad de 1/4, ya que es más concentrada... a gusto).
- 80 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- crema pastelera infalible  la misma cantidad indicada en el enlace
- azúcar para espolvorear
- opcional y a gusto, fruta confitada, piñones, almendra fileteada, chocolate..... 


En primer lugar y antes de nada... decir que es una receta que se empieza a preparar la noche anterior.

Por la noche, antes de ir a dormir poner en un bol  los 100 ml. de leche tibia y los 25 gr. de levadura fresca,  deshacer la levadura en la leche.
A continuación añadir los 100 gr. de harina de fuerza, mezclar, tapar con una tapa o film y guardar en la nevera toda la noche. A dormir y descansar.
(Se obtiene una pasta pegajosa que con las horas crecerá y crecerá formando alveólos (burbujas) llenos de gas que darán esponjosidad y sabor a la masa... es increíble... parece magia).

Al día siguiente, por la mañana y sin prisa, no hace falta,... yo, desayuné, llevé a los peques al colegio, hice las camas, y poco más...  sacar la masa madre de la nevera, reservar. 

Poner en un bol amplio o en el bol de la amasadora, los ingredientes para la coca: la harina de fuerza, el azúcar, la sal y los huevos ligeramente batidos... a continuación añadir la leche (en la que, personalmente, añadí la pasta de vainilla y la ralladura de limón previamente, así se deshace bien y queda más uniforme), si no lo hacéis así no pasa nada... mezclar. 

A continuación añadir la masa madre ya preparada y volver a mezclar.

Por último, y poco a poco (yo de cucharadita en cucharadita) añadir la mantequilla a temperatura ambiente y seguir mezclando... amasar y amasar... 
Tanto si lo hacéis en la amasadora como a mano necesita rectificar de harina... pero no en exceso... añadir hasta que no se pegue en exceso... Si lo hacéis a mano, sin amasadora poner la masa en una superficie lisa y limpia con harina espolvoreada y trabajar, unos 10'.... hasta conseguir una masa homogénea y elástica... para ello se necesitará rectificar con harina... eso sí, con cuidado y sin exceso... quedará un poco pegajosa, no pasa nada... (es posible que tengáis que añadir algo más de 150 gr. de harina de más...) hacer una bola, colocar en un bol, y tapar con film o una tapa y dejar reposar durante una hora en un sitio cálido... ahora con el calor no hay problema...

Mientras preparar la crema pastelera infalible (yo hago esta que no me falla y además puedo controlar el espesor que deseo en función del hervor que le permita... a más hervor más espesor...). 
Dejar templar...



A cucharadas me como esta crema pastelera, es una delicia...



Transcurrida la hora, la masa habrá doblado su volumen. La volvemos a coger y ahora la trabajamos, un poco, sobre una superficie enharinada... volveremos a rectificar de harina, si es necesario,... dejar de añadir en el momento justo, en el que no se pegue a la superficie... no añadir en exceso... no saldrá igual... justo cuando se alcance una masa elástica y uniforme... y en la medida de lo posible lisa a la palpación... (la cantidad de harina a añadir dependerá del tamaño de los huevos añadidos anteriormente y al de la vainilla añadida... a más líquido más harina...).

Una vez obtenida la masa extenderla sobre una bandeja de horno previamente engrasada con aceite vegetal en spray (yo uso especial para delmoldar) o sobre una lámina de silicona, o sobre papel de hornear... y en una bandeja de horno.... extender la masa con la ayuda de un rodillo enharinado para evitar que la masa se pegue a él, y extenderla en toda su totalidad... el grosor de la masa ha de ser de 1-1'5 cm. no  más. 

Dejar reposar 30', a temperatura ambiente, habrá aumentado, hacia arriba, su volumen...

Precalentar el horno 15' antes de acabar los 30' de reposo. A 180º arriba y abajo, sin ventilador.

Por último, os recomiendo que hagáis unas serie de cortes por donde se vaya a poner la crema pastelera, de este modo no se deslizará en el horneado y aguantará sin desparramarse. 
Pincelar con un poco de leche la superficie de la masa, colocar la crema pastelera con la ayuda de una manga pastelera (en su defecto, con la ayuda de una bolsa de congelación haciendo un corte en una de las esquinas, o con la ayuda de una cuchara... lo que se tenga y la imaginación alcance en ese momento...). Espolvorear azúcar con la mano o con un colador  y adornar al gusto... (si ponéis piñones o frutos secos os recomiendo mojarlos con leche o agua para que no se tuesten demasiado en el horno...). 

Hornear durante 20-25', con la badeja a media altura y a 180º arriba y abajo sin ventilador. Hasta que el palillo salga limpio al introducirlo en la masa. 

Sacar del horno y dejar enfriar, si aguantáis... yo no puedo... es una perdición... huele la casa que es una delicia... sale una masa tipo briox espectacular!!!





Notas bastante importantes... a mi parecer, y como mami de dos peques y embarazada del tercero, donde el tiempo corre o mejor dicho vuela, y en muchas ocasiones no se pueden respetar los tiempos de levado a temperatura ambiente u otros aspectos.... No pasa nada, hay solución y alternativas... que a mí me funcionan...

En esta última ocasión fue un poco caos, pero aún así salió muy buena en sabor y textura... no en apariencia... todo hay que decirlo, yo soy así... lo malo creo que hay que decirlo, nadie es perfecto y todo no nos sale como querríamos... además nos hace más cercanos los unos de los otros...




Os cuento:

-A mi se me echó el tiempo encima y durante los 30' últimos de levado a temperatura ambiente, tuve que ir, sí o sí, a buscar a los niños al colegio... en especial este levado no puede extenderse demasiado ya que la masa se cansaría de crecer y luego en el horno, ¡chasco del grande, grande!  bajaría la masa evitando esponjosidad... 

Lo que hice fue meter, después de los 30' de levado, la masa con la bandeja a la nevera... y me fui a por los peques. Tarde como 45' en llegar a casa... si se deja más o menos tiempo no pasa nada... 
Cuando llegué saqué la coca de la nevera para atemperar,  precalenté el horno 15'-20' y al horno el tiempo estipulado... problema resuelto!!! 
La nevera nos ayuda mucho en estos casos y no pasa nada... de hecho con el pan yo la utilizo y va muy bien... el tiempo es el tiempo...

- La harina que utilizo es del Lidl, sale muy bien y es de Castilla la Mancha.

- Si no os va bien el empezar por la noche, calcular mínimo unas 8 horas de la masa madre en la nevera y luego todo igual... si se va al trabajo de mañana, la dejáis en la nevera antes de salir, y cuando lleguéis  seguís  con la receta... simplemente es calcular el tiempo y que no os agobiéis... 

-Mi experiencia es que, extendiendo toooda la masa sobre la bandeja de horno que es grande... sale una coca muy gruesa... eso va a gustos... y lo que suelo hacer es dividir la masa en dos... y hornear dos cocas más planitas. Me ayudo de la nevera como antes... eso sí, respetar el tiempo de atemperar la masa, fuera de la nevera unos 25', por favor... (por lo que dejar levar la masa 30', meter una de ellas a la nevera y hornear la otra, sacarla de la nevera unos 10' antes de que haya acabado la primera y adornar... el tiempo que pase es suficiente para haberse atemperado).

Con estas cantidades tenéis coca para dar y compartir... os recomiendo que no dividáis cantidades para obtener menos masa... luego os arrepentiréis de no haberla hecho entera... jejejeje 

-En esta última ocasión, como he dicho fue todo un poco caos, no supe calcular bien el tiempo... y tuve que hacer los adornos de forma rápida, apta para niños y marido... que se las trae también, y entre medio preparar la comida para todos... por lo que no realicé los cortes en la masa  para la crema pastelera... y no la dividí en dos... por lo que salió una hipermegacoca gruesa y sosa de aspecto, con la crema pasetelera desparramada, cuarteada,... pero eso sí muy buena... 

Lo que os digo a los imprevistos intentar encontrar soluciones y si no nos sale como querríamos pues a la próxima... 

- La coca dura perfectamente 2 días en textura y jugosidad, se conserva en nevera, bien tapada para que no pierda humedad.

- Si no se quiere crema pastelera no hace falta, simplemente con la leche pincelada y el azúcar, genial... 



Por último ¡¡¡¡Feliz fiesta para aquellos que la tengáis y feliz puente si lo hacéis... !!!!

Espero y deseo que disfrutéis de la coca... si hay dudas o sugerencias aquí estoy... no lo dudéis y podéis contactar conmigo por aquí, por Facebook o Instagram, donde muestro más cositas que por aquí... 






martes, 3 de junio de 2014

Bizcocho italiano de yogur y limón, cubierto de nata y frambuesas



En cuanto vi esta receta y supe que era italiana la apunté enseguida. Me encanta casi todo lo que tenga que ver con la cocina italiana, y el calor de hogar que se crea al cocinar y elaborar cada plato... en eso, la cultura italiana me enamora... 

Es una receta extraída de un programa de cocina llamado "Nigellíssima. Nigella Lawson es chef de cocina, periodista y presentadora de televisión, y a ella, le encanta Italia en sí. 


Al ser un programa de televisión, como casi siempre..., no se revelan todos los secretos para elaborar los platos tal y como muestran... y eso me enfada un poco... bueno, realmente bastante... Es un bizcocho que por televisión queda esponjoso... y he de decir que no lo he conseguido por varios motivos... 


Me recuerda mucho a unos bizcochos llamados "foam cakes", en los que las claras se baten a punto de nieve, no utilizan levadura, no se engrasa el molde, y todos ellos se hornean con un molde especial, con un agujerito estrecho en el centro y unas patitas en su borde... (molde  estrictamente necesario para elaborar exitosamente estos bizcochos). También puede recordar al bizcocho genovés, salvando las diferencias...


Toodo tiene un porqué... no se engrasan, se vuelcan nada más salir del horno boca abajo con las patitas, se dejan enfriar durante una hora en el molde,...y aquí entran en juego las proteínas del huevo y la gravedad... pero como no he realizado, aún, este tipo de bizcochos... evidentemente no tengo el molde... 




A mi se me antojó presentar este bizcocho de una forma específica, alargado, con nata y frambuesas. Por lo que utilicé un molde de plum cake, alargado, sin agujero y sin patitas... además lo engrasé... hice tooooodo lo contrario a como realmente se debe realizar este tipo de bizcochos, aunque he de decir que en uno de mis intentos por lograr la dichosa esponjosidad lo bolqué nada más sacarlo del horno e improvisé unas patitas... pero al haber engrasado el molde no hizo el efecto de pegarse y se deslizó... sin dejar que actuase la gravedad y el frío para que la estructura que forman las porteínas del huevo quedasen fijas y diesen altura y esponjosidad, bla, bla, bla.... los que sabéis del tema sabéis de lo que hablo y a los que no entendéis demasiado,... ya sabéis un poquito más...  bueno me dejo ya de explicaciones... podría seguir...   


Para acabar y resumiendo, hice lo contrario, ralicé la receta como una novata, tal y como te explican en televisión, explicaciones escasas, y sin reiterar la importancia de los moldes... repito, no se te informa de los cuidados al hornear y demás... (si horno con calor arriba, abajo,  en los dos, aire o no, altura baja o media, si necesitas engrasar o no, en este, encima decía horno a "temperatura media" si no sabes qué significa ¿qué temperatura pones?, un molde específico, si se deja enfriar por completo en el molde, si a los 10' tienes que sacarlo del molde y dejar enfriar por completo,.... y así podría serguir y seguir,... ya que dudas vienen, y no sé cuando vienen más, si cuando tienes idea del tema o cuando no... la verdad... yo tiendo a ser así, hago un máster de casi todo, ya lo veis). 


He de confesar que he realizado el bizcocho en tres ocasiones en 7 días, y en todas ellas encantó... 

No salió esponjoso, en alguna ocasión conseguí las dos texturas (esponjosa y compacta), en el horno, alcanza una altura impresionante, pero luego bajó...  

Pero ¿sabéis una cosa...? ¡¡¡lo prefiero así!!!, queda jugoso y compacto, queda como una especie de pastel de queso,.... muy, muy bueno, si no no lo compartiría con vosotros...




Es un bizcocho apto para celíacos, ya que no lleva gluten pero, de todas maneras, se puede realizar con harina de trigo... no quedará tan suave, pero sí igualmente delicioso.... 


Vamos con la receta... 

Ingredientes:
- 3 huevos
- 1 yogur natural, (utilicé griego sin azúcar, la receta original no especifica) (125gr.)
- 1 + 1/2 medidas del recipiente del yogur de azúcar (en receta original dice 2, modifiqué... no me gustan las cosas tan dulces...)
- 1 medida de aceite vegetal suave (utilicé girasol)
- 1 medida de harina de maíz (Maizena)
- ralladura fina de medio limón
-1 cucharadita de pasta de vainilla, o 1+1/2 de extracto de vainilla


Precalentar el horno a  170º, calor arriba y abajo, sin aire. 

Preparar un molde para bizcocho alargado, tipo plum cake, o el que tengáis... Engrasar con aceite vegetal en spray desmoldante y forrar la base con papel de horno sulfurizado, vegetal,... 

Separar las claras de las yemas. Batir las claras a punto de nieve y reservar. (Punto de nieve significa que  al retirar las varillas de las claras quedan picos firmes, no se cae la clara batida). Reservar.

En un bol a parte, batir con varillas las 3 yemas de huevo, el azúcar y el yogur. Batir hasta que se obtenga una textura homogénea. A continuación, añadir el aceite y la harina de maíz, sin dejar de batir. En este punto mezclar con una espátula manualmente, incorporar lo que ha quedado en las paredes del bol y añadir la ralladura de limón y la vainilla. Mezclar. 
Seguidamente, incorporar 1/3 de las claras a punto de nieve, sin miedo... una vez incorporadas y mezcladas, añadir el resto de las claras y mezclar con cuidado, con movimientos envolventes, de abajo hacia arriba para evitar que las claras pierdan su volumen ya que estas son las que darán "esponjosidad" al bizcocho, ya que no lleva levadura, ni bicarbonato sódico... si lo lográis genial... 

Verter la mezcla en el molde preparado e introducir en el horno a media altura durante 30-35'. Hasta que el palillo salga limpio una vez se introduzca en el bizcocho. 

Sacar del horno y dejar enfríar unos 10' en el molde sobre una rejilla, desmoldar y dejar enfriar por completo sobre una rejilla, si se tiene. 

Finalmente espolvorear con azúcar glass por encima o servir con nata y frutos rojos, fresas,....




A disfrutarlo, como he dicho no me queda esponjoso, me queda compacto pero jugoso... una textura diferente a la que estamos acostumbrados en los bizcochos... vuelvo a reiterar, gustó y muuucho, lo hice varias veces en una sola semana... 



Ciao!