domingo, 21 de diciembre de 2014

Bundt cake de vainilla con glasé de limón




En primer lugar os deseo felices fiestas, que paséis estos días lo mejor posible, disfrutando de la gente que os rodea y apreciando el más mínimo detalle, que son, al fin y al cabo, los que realmente nos hacen felices, y perduran en nuestra memoria . 


Este sencillo bizcocho puede quedar muy bien en estas fechas... hecho con amor y con la decoración adecuada.

Tiene un sabor y olor dominante a vainilla, jugoso y con ingredientes básicos que seguro gustará a todos. 

Con la ayuda de la presentación, de la puesta en escena, quedará espectacular... A veces nos liamos demasiado y muchas veces lo sencillo es lo mejor, y más cuando no hay tiempo. 





Sin más, vamos con la receta.

Ingredientes (molde de bundt cake de unos 18 cm, los del agujerito en medio):

- 210 gr. de harina
- 2 cucharaditas de levadura (tipo Royal)
- 1/4 de cucharadita de sal
- 200 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 150 gr. de azúcar
- 30 gr. de azúcar moreno
- 2 huevos L + 1 yema
- 2 cucharaditas de pasta o extracto de vainilla (preferiblemente las semillas de una vaina de vainilla, de esta manera el sabor es más intenso)
- 120 ml. de buttermilk*

*Para realizar el buttermilk:
- 125 ml. leche entera
- 1/2 cucharada de vinagre o de zumo de limón recién exprimido.

Glasé de limón:
- 125 gr. de azúcar glas
- 15 ml. de zumo de limón

En primer lugar precalentar el horno a 170ºC, con calor arriba y abajo, sin aire.

Preparar un molde de bundt cake con aceite o espray especial para desmoldado. (preferiblemente de unos 18 cm, yo no tenía y lo hice con uno más grande, lo único es que sale más bajito y el horneado es algo menor, y en otra ocasión lo hice con dos moldes mucho más pequeños...).

Pincelar el molde de la base hacia arriba, de esta manera se ayuda a que la masa suba más... dirige un poco el camino... (un truco). Reservar.

Preparar el *buttermilk: medir los 2 ingredientes, juntarlos y dejar reposar durante 10'. Se obtiene un líquido con aspecto de leche cortada, con cuajo, es así. Luego remover, medir la cantidad que se pida y utilizar.

Mientras tanto preparar el resto...

Tamizar (pasar por un colador, para que coja aire y esté suelta) la harina con la sal y la levadura. Reservar.

En un bol batir la mantequilla con los dos tipos de azúcar hasta obtener una crema suave, habrá blanqueado.
A continuación añadir los huevos y la yema de uno en uno, no añadir el siguiente hasta que el anterior no esté integrado, ya lo sabéis.

Añadir la vainilla y volver a mezclar. Ahora incorporar la mitad de la harina tamizada con la sal y la levadura, mezclar hasta que se haya incorporado, añadir el buttermilk, (*ojo medir la cantidad, hemos preparado un pelín más y con el cuajo además aumenta), mezclar, y por último el resto de la harina. Volver a mezclar hasta que los ingredientes estén incorporados y ya.

Verter la masa en el molde de bundt cake, se aconseja verterlo siempre desde el mismo punto, dejar caer la masa desde ese mismo sitio y ella se va repartiendo. En esta ocasión la masa es un poco densa y tendremos que ayudarla con la ayuda de una espátula o cuchara.

Golpear un par de veces el molde sobre la encimera, yo pongo un trapo para proteger el molde y amortiguar el sonido. Así se evita que haya podido quedar aire dentro del molde.

Introducir el molde en el horno a media altura, a 170ªC, con calor arriba y abajo, sobre una rejilla, importantísimo, para que el calor se reparta por todo el molde y por el tubo del molde, durante 40-50'. El tiempo dependerá del horno, ya se sabe... hasta que al introducir un palillo en el bizcocho, éste salga limpio.

Dejar enfriar sobre una rejilla y con el molde 10'. Ni más ni menos, ya que si lo dejáis menos se puede romper, y si lo dejáis más favorece la humedad y también se puede romper.

En este punto el bizcocho se habrá separado un poco de las paredes del molde, ahora mover el molde hacia los lados y hacia arriba y abajo, de forma suave para que se termine de despegar.

Desmoldar y dejar enfriar por completo sobre una rejilla, si se tiene.

En esta ocasión realicé un glaseado de limón con 125 gr. de azúcar glass y 15ml de zumo de limón.
Pongo el azúcar glass en un recipiente y añado poco a poco el zumo de limón, mezclándolo bien, hasta obtener la textura deseada para derramar por encima del bizcocho. Si queda escaso pues se hace más, es muy sencillo. En uno de ellos cogí una manga pastelera con una boquilla redonda muy fina y dibujé.

Queda muy bueno el contraste, el dulzor de la vainilla del bundt cake con la cobertura glaseada de limón.


Besos y sed buenos!!!! 







lunes, 8 de diciembre de 2014

Tarta de manzana con cobertura de crumble de canela

Esta fue la tarta de cumpleaños de mi amado, bastante rápida y fácil.




Tiene su pequeña historia también...

Durante las vacaciones fuimos a cenar fuera, a un restaurante que tiene como protagonista el huevo. Decir que el lugar es acogedor y original, la comida buena y muy bien presentada, pero señores, nosotros somos de comer... para mí, de hecho, es un placer, y además, una que tiene raíces andaluzas y vascas.... pues ya me diréis... bueno eso, algo escaso para mi gusto... y yo es que eso de la comida minimalista aún no me va... a lo que voy, lo que más nos gustó fue el postre!!!
Una tarta de manzana deliciosa y presentada sobre un stand monísimo!!! 

¡Volvería a ese restaurante únicamente a pedir directamente el postre y un café... con eso lo digo todo...!

Nos gustó tanto que mi marido quiso una tarta así para su cumple y me puse a indagar... resultó ser bastante parecida pero no igual... necesitaba algo rápido y fácil pues en un día cumplía con la fecha probable de parto, y muy por la labor no estaba... (de ahí que las fotos no sean muy allá, la verdad...).

Aquí os la presento... además, en esta época, fechas previas a navidad, este sabor y olor apetece muchísimo, manzana, canela y azúcar moreno...




Vamos allá...


Ingredientes (molde redondo desmontable, o cuadrado, rectangular... unos 23 cm):

En un cazo:
- 3 manzanas
- 60 ml de zumo de limón recién exprimido
- 2 cucharadas soperas de azúcar moreno

En un bol:
- 180 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 140 gr. de azúcar blanco
- 2 huevos L
- 230 gr. de harina
- 2 cucharaditas de polvo de hornear (levadura tipo Royal)
- 1 pizca de sal
- 180 ml. de leche entera a temperatura ambiente

Crumble:
- 150 gr. de harina
- 75 gr. de almendra molida
- 75 gr. de azúcar moreno
- 75 gr de mantequilla muy fría en daditos
- 1 cucharada de canela en polvo

En primer lugar preparamos un molde ya sea redondo, cuadrado, rectangular,... de unos 23 cm de diámetro o de unos 25 X 25 cm. Lo engrasamos y ponemos en su base papel de horno, vegetal, sulfurizado... reservar.

Precalentar el horno a 175º con calor arriba y abajo.

Mezclar la harina, la sal y la levadura. Reservar.

En un cazo ponemos las 3 manzanas troceadas a dados o como querías junto con el zumo de limón y el azúcar moreno. Ponemos en el fuego y removemos hasta que hierva, dejamos cocer a fuego medio durante 10' o hasta que las manzanas estén cocidas. Dejar templar.

En un bol ponemos la mantequilla con el azúcar blanco, y con la ayuda de una batidora batir con las varillas hasta conseguir una crema tipo mousse, una pomada se llama, hasta que se blanquee y quede cremosa.

A continuación, incorporar los huevos uno a uno, ya sabéis... no añadir el otro huevo hasta que el anterior no esté integrado.

Ahora, añadir la harina con la levadura y la sal, alternando con la leche. Es decir, más o menos un tercio de la harina, la mitad de la leche, el otro tercio de la harina, el resto de la leche y el resto de la harina... Mezclar todo ello hasta que se hayan integrado los ingredientes.

Por último introducir las manzanas del cazo a temperatura ambiente (se pueden chafar, batir, o dejar como están y así encontrar los tropezones de la manzana, tal y como lo hice). Mezclar con la ayuda de una espátula.

Verter la mezcla en el molde anteriormente preparado.


Realizar el crumble, para ello, únicamente hay que mezclar los ingredientes e incorporarlos sobre la superficie de la masa del molde.

Hornear a 175º durante 40-50', hasta que el palillo salga limpio al introducirlo en la tarta.


Dejar templar, desmoldar y degustar... se puede servir tal cual o con helado de vainilla, nata montada...  Espero y deseo que os guste. 




¡Que la disfrutéis! Si os ha gustado la entrada, me encantaría que me dejaseis un comentario, con gusto lo contestaré. 

Me despido hasta la próxima donde os presentaré un bundt cake de vainilla, muy fácil de preparar, jugoso y que puede quedar muy bien para estas navidades. 

Como ingredientes especiales a tener en cuenta: una vaina de vainilla o pasta de vainilla, huevos L, azúcar moreno y un limón (opcional)