viernes, 27 de noviembre de 2015

Bundt Cake Marmolado y Almibarado




Hace muchísimo tiempo que tenía ganas de hacer este Bundt Cake, en cuanto me regalaron el libro de la autora de la receta... Peggy Porsechen. El libro se titula "Boutique de Pastelería pasteles, cupcakes y otras delilcias". Y por fin, hace unos días, me decidí a hacerlo, ya que coincidía también con el Día Nacional del Bundt Cake, que fue el 15 de Noviembre.

En la entrada que os dejo a continuación, explico un poco la historia de este día, además de conocer un poquito los moldes tan carácteristicos que son los Bundt Cake, ventajas y desventajas, por si tenéis dudas de adquirir alguno de ellos o no... aquí os puedo ayudar, y además encontraréis otra receta hecha en este tipo de moldes que está deliciosa... os la recomiendo 100%. Bundt Cake de mascarpone

Sin más dilaciones... vamos con la receta... ya que algunos me la habéis pedido por las redes sociales al ver las fotos publicadas... aquí va para todos... Qué la disfrutéis!!!


Y aunque hay mucha explicación... no os asustéis, sabéis que me gusta explicar las cosas bien, con detalle, como si fuera la primera vez que hacéis un bizcocho o dulce... muchos lo agradecen... y aveces nos olvidamos de aquellos que se inician en este maravilloso mundo de la repostería.





Ingredientes para un molde tipo bundt cake de unos 22 cm (o en su defecto... el que tengáis, que no cunda el pánico, los rectangulares tipo plum cake quedan muy bien):

Para el bizcocho (ingredientes a temperatura ambiente):
- 250 gr. de mantequilla 
- 250 gr. de azúcar blanco
- una pizca de sal
- las semillas de una vaina de vainilla o una cucharadita de extracto de vainilla (yo uso la vaina)
- 5 huevos M
- 250 gr. de harina con levadura, bizcochona (la que incorpora levadura y no hace falta añadirla)*
 - 25 gr. de cacao puro en polvo (el de la lata de hojalata, de chocolates valor)
- 25 ml. de leche entera
- colorante alimenticio rosa

Para el almíbar:
- 150 ml. de agua
- 150 gr. de azúcar

*Decir que en casa suelo tener, ya que nos encantan las tortitas para desayunar y las hago con esta  harina para facilitar...a continuación la receta de las Tortitas americanas, sencillas y deliciosas donde también explico, al final, cómo elaborar la harina bizcochona en casa.



Vamos con el maravilloso bundt cake....

En primer lugar engrasar (con spray desmoldante especial repostería y pincel, con aceite, con mantequilla y/o harina espolvoreada... personalmente esto último no me gusta queda como una capa fina durita... gustos) un molde preferentemente tipo bundt cake, los que tienen el agujerito en medio... pero bueno... si no tenéis pues imagino que saldrá igual... el tiempo de horneado puede variar, sobretodo en la parte central, aumentará el tiempo. Pincelar con la ayuda del pincel o servilleta de papel desde la base del molde hacia los laterales y subiendo... de esta manera ayudas al bizcocho a subir durante el horneado... truquito. Reservar.

Precalentar el horno a 175 ºC, con calor arriba y abajo, sin aire y poner en medio una rejilla, sobre la que pondremos el molde posteriormente para hornear. Por favor, si usas un molde tipo Bundt Cake... No pongas una bandeja!!!!... ese agujerito está para que circule el calor y se hornee correctamente...

Tamizar la harina y reservar. (pasar por un colador)

Tamizar el cacao y reservar.

Poner en un bol o cuenco grande, la mantequilla, el azúcar, la sal y las semillas de la vaina de vainilla (para extraerlas habremos cortado a lo largo y por la mitad toda la vaina y habremos recogido las semillitas con la punta de un cuchillo...). Batir bien estos ingredientes hasta que consigamos una mezcla blanquinosa, más clara de la inicial, y una textura tipo mousse, algo esponjosa. (este paso es muchísimo más fácil realizarlo con una batidora, varillas, a mano también lo puedes conseguir pero cuesta mucho más...)

A continuación mezclar poco a poco y a velocidad baja, (si no tenéis mezcladora, a mano... no problem...)  añadir huevo a huevo levemente batido, de uno a uno... no añadir el siguiente hasta que el anterior no se haya integrado en la mezcla... (es posible que la mezcla adquiera una textura de "cortada"... no pasa nada, se puede añadir dos o tres cucharadas de la harina y seguir... como queráis... sale igual, lo he probado...).

Cuando esté todo mezclado e integrado, añadir también poco a poco la harina tamizada y mezclar. No en exceso, sólo hasta que se consiga un masa homogénea, si es necesario mezclar con una espátula de silicona manualmente.

Por último, y lo más entretenido pero lo que hace especial y bonito este bundt cake, a parte de la forma que le otorga el molde... Dividir la masa en tres partes iguales. (yo soy tan exacta que pesé la masa y la dividí en tres... lleva su tiempo en cuanto a cacharrerío, cuentas, ya que los recipientes no pesan igual... yo y mis complicaciones, muchos, lo que hacen es, coger un utensilio para bolas de helado y van repartiendo equitativamente...).




Tenemos las tres divisiones....

1. Una de ellas la dejaremos tal cual.

2. Otra la tintaremos con colorante rosa, hasta alcanzar la tonalidad deseada... a mi me encantan los colores pastel... mezclar con suavidad...

3. Y a la última le añadiremos el cacao puro en polvo tamizado (pasado por un colador), mezclaremos y añadiremos los 25 ml. de leche y volveremos a mezclar con delicadeza y sin excedernos.


Cogemos el molde antes preparado, y depositaremos la masa de color rosa, igualar y repartir... a continuación la masa chocolateada, igualar y repartir, y por último la masa normal base, igualar. Yo le doy unos golpecitos al molde sobre un trapo de cocina, por si hay alguna bolsa de aire en la masa... que salga...

Introducir en el horno a 170ºC con calor arriba y abajo, sin aire y sobre la rejilla a media altura. Durante 45-60'.  El mío fueron 45'. Lo fiable, lo de siempre, la prueba del palillo, que al pinchar en el bizcocho y al extraerlo, salga limpio.


Vamos con el almíbar....


Mientras el bundt cake está en el horno preparar el almíbar en un cazo. Poner el agua y el azúcar... llevar a ebullición, bajar el fuego y dejar hervir unos minutos para que se deshaga todo el azúcar, se deshace en seguida... pero dejar que cueca un par de minutos y reduzca... así coge consistencia de jarabe... Dejar reposar.


Vamos a desmoldar y a almibarar el bundt cake....

Dejar enfríar sobre una rejilla, a ser posible, unos 10-15', almibarar el bizcocho, aún en el molde, con un pincel de cocina de silicona con la mitad del almíbar, dejar reposar 5' y desmoldar. (En primer lugar para desmoldar un bundt cake hay que coger el molde con las dos manos protegidas para no quemarnos, claro... y dar pequeños movimientos de arriba hacia abajo y muy cortitos, para intentar despegar el bizcocho, por todos los lados. Por último, dar la vuelta y desmoldar sobre una rejilla).
Ahora, por la superficie del bizcocho, almibarar con la otra mitad del almíbar. Una cosa... ¡Ponedlo tooodo! TOODO, hacedme caso... Avisados estáis... luego no quiero quejas...

Dejar enfriar por completo... si podéis... Yo por cuestiones de fotos... lo hice, pero ganas no me faltaron de cortar para ver el efecto que se había producido por el marmolado y por el olor que desprende el bizcochito...




Espero que me haya expresado bien... y que si tenéis dudas que con la total confianza podéis preguntarme por aquí, por Instagram o por Facebook




Sed felices cada día... siempre hay algún motivo para serlo y para dibujar una sonrisa en el rostro. Sonríe cada día!!!!

Hasta la próxima.





jueves, 8 de octubre de 2015

Tarta de manzana con hojaldre de mantequilla



El otoño trae sus sabores, colores y olores... y para mí esta tarta es digna de dicha estación. 

Está hecha con muy pocos ingredientes que suelen gustar a todos, con un toque de canela que tanto me apetece... 

Me inspira hogar, calor, madera, sencillez, familia, pueblo, rústico, natural... 

Sin duda, una de las tartas más fáciles y ricas que me he llevado a la boca... os lo aseguro. No dudéis en hacerla... 






Vamos con la receta...


Ingredientes (para un molde redondo y desmontable de 23 cm de diámetro):

- 1 lámina de masa de hojaldre de mantequilla (utilizo la de Lidl, es muy buena)
- 4-5 manzanas (con pera también es buenísima)
- el zumo de medio limón (lo exprimí manualmente... poner unas 3 cucharadas soperas, hay limones con más jugo que otros...)
- 50 gr. de azúcar moreno
- 30 gr. de harina fina de maíz (Maizena)
- 1 cucharadita pequeña de canela en polvo

Preparar el molde con aceite desmoldante o con mantequilla.  Colocar la masa de hojaldre en el molde, con el mismo papel que suelen traer... pinchar la base de la masa con un tenedor  y guardar en la nevera.





Precalentar el horno a 180 ºC con calor arriba y abajo.

Pelar y cortar las manzanas a trozos y ponerlos en un bol. Añadir el zumo de medio limón, yo puse la pulpa y todo... añadir el azúcar moreno, la maizena y la canela. Remover y dejar reposar, macerar unos 10'. Volver a remover.

Sacar de la nevera el molde con la masa de hojaldre e introducir las manzanas maceradas. Doblar los bordes de la masa restante hacia adentro, para que quede como la foto...

Introducir la tarta en el horno, a media altura. Hornear durante unos 50-55'. Si los bordes del hojaldre se doran en exceso poner papel de aluminio por encima... sin mas (pero creo que no será necesario).

Sacar del horno y dejar reposar durante 15'. Desmoldar y enfriar sobre una rejilla. El papel que introdujimos con la masa, nos ayudará mucho en este proceso... no se pega nada de nada.
Cuando esté templada, se puede retirar el papel de horno.

Dejar enfriar por completo o no... como queráis.




Para rematar la presentación... dar un toque final con abundante azúcar glas por encima... y así tal cual a la mesa y degustar...



Mirad su corte... qué jugosidad... Es espectacular!!!! 



Espero que os haya gustado y que la hagáis... os aseguro que no os arrepentiréis y repetiréis seguro.

Hasta la próxima!!!! Felices días de otoño!!! 


viernes, 25 de septiembre de 2015

Pound Cake de queso Philadelphia y limón

Estrenamos un nuevo otoño!!! Toda una estación por delante para aprender, descubrir, disfrutar, saborear, experimentar, crecer... y hornear!!! Cada estación trae su gama de color, olor y sabor!!!

Personalmente, intento tener algo dulce y casero para poder echar mano de él en el momento del café (y para que los demás puedan comerlo... claro). Suelo tomar un café antes de ir al colegio a buscar a los peques... ese momento es mío y lo necesito... aquí mi propuesta. 

Os muestro uno de los pound cakes más buenos que he probado hasta ahora, un sabor suave y delicioso que gusta a todos. Ideal para tener en casa y acompañarlo con una bebida caliente o lo que gustéis... 



Decir que los pound cakes, en su origen, constaban de 4 ingredientes básicos (harina, huevos, mantequilla y azúcar) todos en la misma proporción, de ahí deriva su nombre... no llevaban levadura, impulsor químico ... pero como ya se sabe... el paso del tiempo y el hombre modifican recetas y surgen variantes... por lo que no sé, si deberían llamarse pound cakes... ya que no guardan su origen... 

Tengo algo especial con esta greña... comentar que la receta es del último libro de Bea Roque, El Rincón de Bea, una de las bloggeras más conocidas en el mundo de la repostería... una de mis fiables, fue a la primera a la que seguí, y de esto hace ya unos 7 años...

Os explico... la segunda fotografía que aparece en este post, la publiqué en Instagram, y la misma Bea Roque me felicitó por su greña, dijo que era impresionante, y que estaba mucho mejor que la que publicó ella en su libro... que era bestial!!! palabras textuales... sinceramente me hizo muchísima ilusión... 

Algo que sí guarda esta receta es uno de los pasos básicos... el batido de la mantequilla con el azúcar... debe integrarse lo máximo posible para lograr una jugosidad y esponjosidad increíble... y la consecuente greña que se forma en su superficie... 




Si te animas...

Vamos con la receta... 


Ingredientes, a temperatura ambiente y para un molde alargado de unos 21-23cm:
- 175 gr. de mantequilla
- 100 gr. de queso crema, tipo Philadelphia
- 200 gr. de azúcar
- 3 huevos L
- ralladura de 1 limón
- 175 gr. de harina
- 50 gr. de almidón de maíz (que no es otra cosa que Maizena)
- 1/2 cucharadita de levadura química tipo Royal
- 1/4 de cucharadita de bicarbonato
- 1/4 de cucharadita de sal

En primer lugar precalentar el horno a 175ºC, con calor arriba y abajo y sin aire. Poner la rejilla en la parta central del horno.

Preparar un molde alargado, rectangular, estrecho (típico y conocido como de plum cake), engrasarlo con spray desmoldante o aceite, con la ayuda de un pincel de silicona o servilleta. Yo suelo poner, además, papel sulfurizado, de horno, un corte rectagular largo, de tal forma que cubra la base del molde y sobresalga por los lados más estrechos del molde, de este modo facilita muchísimo el desmoldado.

En un bol tamizar la harina, el almidón de maíz con la levadura, la sal y el bicarbonato. Reservar.

En otro bol batir la mantequilla con el queso crema hasta que se hayan integrado. A continuación añadir el azúcar y batir hasta que se forme una crema suave, balnquecina y esponjosa. El azúcar apenas se nota al tacto, en teoría debe de haberse disuelto por completo, yo nunca lo logro... aunque el kit está en este paso, para lograr una máxima esponjosidad y que suba. Yo creo que aún así lo he conseguido...

Ahora incorporar los huevos de uno en uno, ligeramente batidos y no incorporar el siguiente hasta que el anterior no esté integrado en la masa. Añadir la ralladura de limón.

Finalmente añadir los ingredientes anteriormente tamizados junto con la harina. Añadirlos poco a poco y mezclar hasta que se hayan incorporado, no mezclar en exceso.

Por último verter la masa en el molde previamente preparado e introducir en el horno a media altura, sobre una rejilla, a 175ºC, con calor arriba y abajo, sin ventilador.
Hornear unos 50' aproximadamente, hasta que el palillo salga limpio una vez lo introducimos en el centro del pound cake.

Dejar enfriar en el molde, sobre una rejilla unos 15', y posteriormente desmoldar con cuidado. 
Dejar enfriar por completo.

Y a disfrutarlo!!!!


             


Aquí la greña que debe salir en su superficie, y cuanto más grande mejor... a la vista está... 


       


Una miga increíble y espectacular..., tostadito por fuera y tierno, jugoso por dentro....

Te animas? Adelante!!!

Hasta la próxima receta... nunca sé cuándo va a ser... y eso no está bien... 

Lo que sí sé es que os deseo que al menos una vez al día sonriáis, merece la pena... siempre hay algún motivo... no lo olvidéis!!!!




viernes, 7 de agosto de 2015

Bastones de pan o grissini

Quién no ha ido de niño, a la panadería con sus padres y/o abuelos, y no ha comido uno de estos bastones típicos de pan... yo lo recuerdo en mi infancia, seguro que muchos de vosotros también...   




Actualmente, existen algunas panaderías que los tienen y los elaboran artesanalmente... mis hijos también viven esta experiencia...

Pues bueno... hoy os traigo la receta sencilla de estos bastones de pan. Están riquísimos y se pueden aromatizar y/o presentar con diferentes semillas... al gusto, vamos...

También es una muy buena actividad para realizar con los más pequeños... no la dejéis escapar...  les encanta meter las manos en la masa... nosotros lo hemos hecho y hemos disfrutado muchísimo, además de hacerlos genial... tienen una traza haciendo churrillos!!!! 

Es un placer, es mágico, poder comer algo que has elaborado con tus propias manos, con ingredientes tan básicos, donde se ve el proceso de elaboración... hasta el punto tan increíble de convertirse y surgir el pan... 
¿No crees?


Vamos con la receta...

Ingredientes:
- 125 gr. de agua
- 7 gr. levadura fresca
- 25 gr. de aceite de oliva
- 250 gr. de harina panificable, panadera (10-11% de proteina)
- 4 gr. de sal fina
- aceite de oliva para pincelar
- semillas para decorar

Disolver en un cuenco grande la levadura con el agua. Añadir el aceite de oliva y mezclar. 
A continuación incorporar la harina y la sal. 
Amasar hasta conseguir una masa más o menos lisa...
Untar un cuenco con aceite, formar una bola con la masa y meterla en el cuenco. 
Dejar reposar durante una hora a temperatura ambiente, hasta que haya doblado su volumen... no olvidéis taparlo con film transparente o con un gorro de ducha (éste último va estupendamente bien).

Coger la bola de masa, que está llena de gas, y "desgasar", con las manos, apretando la masa con los dedos los dedos, sobre una superficie levemente enharinada... yo apenas puse harina, es una masa muy fácil de manipular, no se pega.

Dejar reposar unos 10'.

Precalentar el horno a 200º, con calor arriba y abajo.
Preparar una bandeja de horno con papel sulfurizado, de horno.

Ahora con la ayuda de un rodillo, si queréis podéis enharinarlo un poco... realizar con la masa, un rectángulo de 1cm de grosor aproximadamente. 
A continuación, con la ayuda de un corta pizzas o un cuchillo bien afilado, realizar tiras de 1cm de ancho aproximadamente y formar, con la ayuda de las palmas de las manos, cilindros, churrillos,... hacer rodar la masa entre las manos y la superficie de trabajo. Cuanto más finos sean más crujientes... (Éste paso lo hice con los peques, y se lo pasaron genial...).

Disponer los grissini, los bastones sobre la bandeja de horno, no es necesario que haya mucha separación entre ellos, con 1cm entre ellos es suficiente. Pincelar levemente, cada bastoncito, con aceite de oliva y espolvorear las semillas o la sal... (yo lo hice con la ayuda de los dedos, tocando directamente el bastón para que se pegasen bien, el lino se me despegó al sacarlo del horno... los que hice con sal gorda no... con otras semillas no sé... he comprado sésamo para probar...).

Hornear a media altura del horno a 200ºC hasta que empiecen a estar doraditos. Sacarlos del horno y dejar enfriar, si se puede sobre una rejilla... si no, no pasa nada... lo he probado.




Y ya podéis disfrutarlos y picar entre horas... están deliciosos y se mantienen crujientes. Yo los tengo en la cocina en un bote al aire libre y de un día para otro no hay cambio... eso sí van bajando en número....

Espero que los disfrutéis... Feliz verano!!! Felices vacaciones a los que las tenéis... por mi parte ya las disfruté, pero seguiré veraneando sin vacaciones!!! Es una buena actitud no? El vaso siempre lleno... 

Besos. 





viernes, 19 de junio de 2015

Muffins de bacon y queso para llevar

Ya estamos en verano y el colegio llega a su fin... qué ganas!!! Sí, señores.... de ambas cosas tengo ganas... y es que a mí me encanta tener a los peques en casa y no tener que estar pendiente de horarios, y así poder ir para arriba, para abajo, de allí para acá o en casa mismamente...  

En estos días apetece salir y comer fuera, ir a la playa, disfrutar del aire libre, del campo, del sol, de la naturaleza... hacer un picnic, un pica pica,... y por eso, hoy os muestro y propongo una receta súper cómoda para comer o picar fuera de casa... para llevar de forma sencilla y disfrutar de su sabor en estos días al aire libre y en compañía!!! Con un buen refresco o agua fresquita!

Son unos muffins muy buenos, bastante rápidos de hacer, y cómodos, muy cómodos.





Vamos a ello y a ver qué os parece.



Ingredientes (10-12 muffins):
- 300 gr. de harina 
- 1 cucharada de polvo de hornear (que es la levadura tipo Royal, la que utilizamos para los pasteles)
- 1 cucharadita de sal
- 125 gr. de bacon ahumado (en dados o tiras pequeñitas)
- 100 gr. de queso rallado (emmental, gruyère,...)

- 250 ml. de leche entera o semidesnatada
- 60 gr. de aceite de oliva suave
- 30 gr. de yogur natural
- 1 huevo M-L

- Orégano, albahaca... (opcional)


En primer lugar freír el bacon en una sartén, no añadir aceite, el mismo bacon ya tiene y soltará aceite... freírlo hasta que esté bien dorado, que quede crujiente, churrascaito...  Reservar sobre papel secante y reservar una cucharada del aceite que soltó el bacon al freírse. 

Preparar un molde de cupcakes, los que tienen los orificios, con aceite o spray desmoldante, engrasar los huecos y su alrededor, la superficie. No poner papelitos. La masa irá directamente al molde. 

Precalentar el horno a 200ºC. Calor arriba y abajo, yo sin aire. Si ponéis aire bajar la temperatura a 190ºC.


Vamos con la masa...

-En primer lugar preparamos los ingredientes secos:
Mezclamos en un cuenco grande, la harina (no es necesario tamizar), el polvo de hornear (que es la levadura tipo Royal, la que utilizamos para los pasteles), la sal y 80 gr. de queso rallado aprox.  Reservar.


Ahora los ingredientes líquidos:
En otro cuenco grande ponemos el huevo, y lo batimos un poco. A continuación añadimos el aceite, la leche y el yogur, y lo mezclamos muy bien con la ayuda de unas varillas hasta que logremos una mezcla homogénea. Por último añadir el bacon. Mezclar.

Ahora, cogemos el cuenco con las ingredientes secos y a éste le añadimos los ingredientes líquidos. Añadimos los ingredientes líquidos a los secos. Y con una espátula de silicona mezclamos con suavidad de abajo hacia arriba, únicamente realizaremos de 15-17 movimientos para mezclar, ¡no mas! ya que se desarrolla el gluten y no nos conviene, quedaría duro y chicloso...  puede que queden grumos de harina sin mezclar, no pasa nada, dejadlos... luego desaparecen en el horno. Este paso lo realizaréis mejor si la espátula, la lengua, es amplia y los movimientos de abajo hacia arriba son amplios... 

A continuación, repartís la masa en los huecos de la bandeja anteriormente preparada, rellenar unas 3/4 partes de cada hueco. 

Por último, con los 20 gr. de queso restantes... repartirlo por encima de cada muffin, yo añadí orégano por encima... es una opción... albahaca... 

Hornear a media altura sobre una rejilla a 200 ºC. Con calor arriba y abajo unos 20' aprox. hasta que al introducir un palillo en la masa, salga limpio. 

Dejar enfriar sobre una rejilla, unos 5'. A continuación retirar cada muffin del molde, os podéis ayudar de un tenedor o espátula... y dejar enfriar sobre una rejilla, si se tiene. Se pueden servir tibios o fríos para llevar...




Espero y deseo que os sea muy útil, que os guste y que la preparéis... 

Feliz inicio de verano  y nos vamos leyendo... 

Disfrutad!!!  y recordad que las nubes pasan, vienen otras pero  también pasan... y se van. C'est la vie!!!



*Receta extraída del libro de Bea Roque, "Delicias para compartir".














lunes, 1 de junio de 2015

Tarta de queso y cerezas


Hace más de dos meses que no me paso por aquí y la verdad que lo echo de menos pero el tiempo es tiempo... 

La ocasión lo merece... y aprovecho que tengo a dos peques durmiendo...y mi marido tiene fiesta... todo sea dicho...

He cumplido 35 años el día 29 de mayo y a parte de tener 4 tartas diferentes con sus respectivas celebraciones no me iba a quedar sin mi tarta, hecha por mí. 

Me apetecía algo fresquito y con fruta, además de sencilla y aquí os muestro lo que hice. 





Es una tarta de queso, de las de siempre, sin galleta en su base y sin mermeladas por encima... opino que las mermeladas matan y ocultan el sabor de lo que realmente es la receta... es mi opinión...




Tiene una textura espectacular, consistente en su justa medida, no me gusta cuando se deshacen... y un sabor definido. Además las cerezas están de temporada por lo que aprovechad la ocasión!!! 





No os la perdáis...  Vamos con la receta? Adelante!!!



Ingredientes (para un molde de unos 23 cm de diámetro, podéis elegir otro...):
- 800 gr. de queso mascarpone
- 180 gr. de azúcar glass
- 40 ml. de nata para montar mínimo con 35% M.G.
- 4 huevos M
- 40 gr. de harina fina de maiz, Maizena
- 300 gr. de cerezas
- azúcar glass para espolvorear por encima de la tarta


Atemperar los ingredientes, yo los saqué una hora antes de utilizar.

Precalentar el horno a 175º-180º C. Con calor arriba y abajo, y sin ventilador.

En primer lugar preparar un molde redondo desmontable, de unos 23 cm de diámetro. Engrasarlo con espray desmoldante o mantequilla, o aceite, y forrar su base con papel sulfurizado, vegetal, de horno.

Deshuesar las cerezas y dejar unas 10 con rabillo (sin hueso). Este es el paso más entretenido... por lo demás es una receta muy sencilla.

En un cuenco batir con varillas  el queso mascarpone y el azúcar. 
Añadir la nata y los huevos de uno en uno ligeramente batidos hasta obtener una crema homogénea, sin grumos. A continuación añadir la Maizena y mezclar muy bien para deshacer los posibles grumos que se han formado (yo cogí unas varillas manuales y lo batí muy bien... no me importa que se cuartee la tarta en el horno, prefiero no tener grumos). 
Por último añadir las cerezas deshuesadas sin el rabillo, y mezclar suavemente.

Verter la mezcla en el molde elegido y colocar las cerezas que tenemos con rabillo sobre la superficie de la mezcla. 
Introducir en el horno a media altura. Hornear durante 80' aproximadamente... todo depende del horno... ya sabéis... la idea es que hay que apagar el horno cuando al introducir un palillo en la tarta, éste salga limpio. También cubrí la tarta con un simple papel de aluminio cuando vi que se doraba por encima, para que no tuviese un color excesivamente dorado... son gustos. No tengáis miedo de abrir el horno, no pasa nada... yo lo hice a partir de los 60' más o menos y varias veces... 

Aseguraos de no tener fugas por el molde, (yo las tuve...) podéis poner un poco de papel de aluminio alrededor o ponerlo sobre una bandeja para hornear. 

Una vez horneado apagué el horno y dejé la puerta del horno semi-abierta, no es necesario, pero así me aseguro su total horneado central... 

Dejar enfriar por completo y desmoldar. Podéis dejarlo de un día para otro, o dos... no hay problema, en la nevera. Desmoldar pasando un cuchillo par las paredes del molde, abrir el molde y desmoldar completamente y colocar en un stand o donde queráis.

Lo adorné con azúcar glass y unas cuantas cerezas sin hornear...

Queréis un trocito?









Sacar de la nevera 15' antes de degustar para apreciar sus sabores... si os acordáis, y si no, no pasa nada... muy fresquito también entra de vicio...




Me encanta y me parece súper original la idea de dejar el rabillo a algunas cerezas, sobresalen de la tarta... 


Qué lo disfrutéis!!!! Es una delicia.

Hasta la próxima!!



Por último pero no menos importante mencionar que el origen de la receta la extraje de Aliter Dulcia . Una repostera excelente, sin pelos en la lengua, a la que sigo desde hace tiempo y que además vive en una tierra maravillosa, Asturias, en Gijón. Ciudad donde tiene un maravilloso universo al más puro estilo francés-parisino... en el que se pueden degustar parte de sus delicias... 
Me encanta por su gran amor a la cocina de siempre, a la cocina de toda la vida, a la cocina de los antiguos fogones, y eso,  los que me conocéis, sabéis que es un aspecto que me define... aunque también se pueden degustar productos más actuales... Gracias.

viernes, 13 de marzo de 2015

DIY Recogecables enrollable y portátil



Se acerca el día del padre y...  no soy de las que lo celebran... pues todos los días son el día del padre, de la madre, del hijo,... pero... ¿y por qué no? y en vez de consumir... ¿por qué no   realizar un DIY (Do It Yourserf), una manualidad hecha por nosotros mismos en casa, gastando muy poco dinero (muy poco dinero me refiero a menos de 3 euros!!!) y poco tiempo, en la que el único límite es nuestra imaginación.

¿Os animáis? 

He realizado, en una hora y con bebé de por medio... este recogecables enrollable, en el que podemos guardar lo que se nos ocurra o lo que nos sea necesario... en mi caso, mi marido suele llevar estos utensilios en diferentes compartimentos, o estuches: un cargador-batería portátil para el móvil, el cargador del móvil, los auriculares del móvil, un bolígrafo pequeño, un marcador fluorescente y un USB. 


También podemos adaptarlo para guardar lapiceros, colores, bolígrafos, goma, sacapuntas... o donde guardar las diferentes brochas de maquillaje, gloss,... en fin,... lo que se nos ocurra y sea útil... adaptarlo a nuestras necesidades. 


Me parece muy original, diferente, útil y poco común. 

Ésta es una versión muy fácil, básica y sin complicaciones. Eso sí, se puede complicar hasta donde queramos, el límite lo ponemos nosotros... desde remaches, velcro, confeccionar un pequeño estuche en uno de los extremos con el mismo material y ponerle cremallera, complicar más el cierre con diferentes niveles, y adornos mil con cintas, puntillas,...


Vamos a ello, os muestro los materiales utilizados, una breve explicación y el resultado final... espero expresarme bien. 

 

Material:
- Piel o polipiel del color a elegir (en mi caso 38X20 cm.) (también se puede utilizar fieltro...)
- cordón elástico del color deseado, cinta,...
- botón a escoger, o una rama de árbol, ...
- tijeras
- cúter
- lápiz o tiza para marcar la tela
- cinta métrica o regla
- escuadra y cartabón
- utensilios que queráis guardar
- base donde poder utilizar el cúter sin riesgo de estropear la  superficie empleada

- té, café o infusión... (opcional, pero no viene nada mal...)




En primer lugar debéis realizar un croquis con los utensilios que queráis guardar, distribuirlos de la mejor forma posible, de forma ordenada y aprovechando el espacio. 

A continuación definir la medida total de la piel o polipiel a emplear. 

Recortar con tijera. 

Sobre el rectángulo de polipiel o piel definido, fui poniendo los utensilios que iban a ser guardados y uno a uno fui realizando los cortes con la ayuda del cartabón, escuadra, regla y cúter, rematando el corte con las tijeras... 

Para el cierre, simplemente opté por un cordón elástico en negro, realicé dos pequeños orificios con la ayuda de un pincho (palillo de madera largo, de esos que se utilizan para los pinchitos de carne...) pasé el cordón e hice un nudo, dejé un largo razonable para poder enrollarlo y en el otro extremo até un botón de madera alargado que tenía en el costurero, para que al enrollar el cordón se rematase con el botón y fijase de forma sencilla entrelazándolo con el mismo cordón... podéis utilizar lo que se os ocurra, un trozo de rama de árbol, una pinza chula, o simplemente sin nada... 

Y eso es todo... 




Debemos tener en cuenta:

- no sobrepasarnos en los cortes, ya que si son grandes no sujetarán lo que vayamos a poner... siempre medir el objeto y recortar un pelín menos para que así quede bien sujeto, se prueba introduciendo el objeto y si es necesario ajustar la medida con la tijera.

- la tira que sujeta cada objeto o cable, recomiendo que sea ancha, como mínimo de 1,5 cm. ya que aseguras firmeza en la sujeción y  se produce menos tensión en la piel o polipiel.

- el cordón lo dejé largo para poder enrollarlo en el centro, del rollo o para poder enrollarlo a lo largo del rollo para así asegurar mejor los objetos que quedan guardados...  







En total me gasté menos de 3 euros!!!! No miento... a partir de ahí, podéis mejorar la calidad de los materiales y utilizar más... como he dicho es mi versión más sencilla y económica... 

Tiempo de elaboración, una hora!!!! y con bebé de por medio...


Espero que hayáis disfrutado y os haya gustado y que lo podáis realizar... 

Hasta la próxima!!!  








miércoles, 11 de marzo de 2015

Victoria Sponge Cake





Una de las tartas preferidas, por excelencia, de la población inglesa es la Tarta Victoria Sponge Cake (La Tarta Victoriana o también conocida como Sandwich Victoria). Hoy un icono de la repostería inglesa. Era la tarta que la Reina Victoria del Reino Unido, elegía para la hora del té.

Dicha tarta consta de dos bizcochos, suaves y delicados en sabor. En medio de ellos, cómo los sandwich, se pone fresas o mermelada de fresas y nata montada azucarada, con un toque de vainilla, si se desea. Y se adorna con azúcar glass espolvoreado por encima. Así sin más...

Para mi, una de la tartas más elegantes y sencillas. Menos es más.

Es un clásico en toda regla y como tal, nunca falla.





Vamos al lío con la tarta, que además es muy fácil de recordar y de hacer, si se prevé que los ingredientes del bizcocho, deben estar a temperatura ambiente.

Vamos a ello:

Ingredientes (a temperatura ambiente):
- 175 gr. de harina
- 1 cucharadita de levadura tipo Royal (polvo de hornear)
- 175 gr. de mantequilla
- 175 gr. de azúcar
- 3 huevos L
- 1 cucharada de leche
- azúcar glass para espolvorear

Relleno:
- 200 ml. de nata para montar al 35 % de M.G. (muy fría)
- Fresas naturales, mermelada de fresas,...

Es un bizcocho que se puede realizar sin necesidad de batidora ni amasadora, yo lo hice. Con una simple cuchara de madera y una espátula de silicona para remover es suficiente. 

En primer lugar preparar dos moldes redondos de 18 cm. de diámetro, con la base extraíble... o uno de 18 cm bastante alto, 8 cm. mínimo, y luego cortar el bizcocho por la mitad para rellenar... Engrasarlos con la ayuda de un pincel de silicona o papel de cocina con aceite vegetal, spray desmoldante, (o mantequilla y harina espolvoreada, personalmente no me gusta... os lo he comentado alguna vez, pero eso va a gustos...) y forrar su base con papel sulfurizado, de horno o vegetal, cortando el mismo diámetro de la base del molde. Reservar.

Precalentar el horno a 175º- 180 ºC. Con calor arriba y abajo, sin aire.

Preparar, pesar los ingredientes...

Tamizar la harina con la levadura y reservar.

En un bol batir la mantequilla con el azúcar, hasta conseguir una textura suave y cremosa. 

Añadir los huevos de uno en uno, no añadir el siguiente hasta que el anterior no se haya integrado en la mezcla... podéis batir un poco el huevo antes de incorporarlo... yo lo suelo hacer...

A continuación incorporar la mitad de la harina, antes tamizada junto con la levadura, y mezclar, sin pasarnos, simplemente hasta que la masa sea homogénea. Incorporar  la cucharada de leche, mezclar. Finalmente incorporar el resto de la harina y mezclar hasta obtener una masa homogénea. 

Verter la masa en los moldes de forma equitativa. 

Hornear a media altura sobre la rejilla, si es posible, durante 18-25', o hasta que al introducir el palillo en la masa éste salga limpio... ya sabéis... cada horno, molde, es diferente...

Dejar templar, con el molde, sobre una rejilla durante 10'. 
Sacar el bizcocho del molde y dejarlo enfriar por completo.


Montar la nata: 
Para ello es necesario que esté muy fría y si es posible el bol y las varillas también... menos posibilidad de fallo, así permanecerá más firme. Y si es posible que la M.G. de la nata sea de 35,1%. Esta pequeña diferencia mejora muchísimo el resultado... en cuanto a firmeza. 
Poner en un bol la nata y batir con varillas, cuando esté un poco firme añadir azúcar al gusto... y batir hasta que se formen picos firmes... esto quiere decir que cuando saquemos las varillas, el pico que se forma, permanezca hacia arriba al girar las varillas hacia arriba, haca el techo, que quede firme o casi firme, que se mantenga... 


Montaje de la tarta: 
Para montar la tarta, simplemente colocar uno de los bizcochos sobre el stand donde se va a presentar. Poner por encima la nata montada y la mermelada y/o las fresas... (podéis ponerlo en el orden que queráis,... yo lo hice al revés, primero la mermelada y luego la nata..) y cubrir el relleno con el otro bizcocho, a modo de sandwich, como en la imagen. 

Finalmente espolvorear azúcar glass sobre el bizcocho y servir... Como he dicho antes, menos es más. 

También se puede guardar el bizcocho en la nevera, envolviéndolo con film transparente hasta que se vaya a montar la tarta, de un día para otro, o dos días... más bueno está... 


A disfrutar!!!!




No dejéis de hacerla, el bizcocho es delicioso... os sorprenderá...

Hasta la próxima.



Nota: Receta de Rachel Allen.