miércoles, 27 de abril de 2016

Tartaletas de crema pastelera y fruta





Hoy por hoy necesito rapidez en mis postres o que se puedan realizar con antelación... y no siempre lo consigo y entonces sufro de estrés... y muchos diréis pues no hagas postres... pero he de decir que es una de mis mayores vías de escape y los necesito... disfruto como una enana en la cocina y no lo puedo remediar... y es que cada semana algo dulce, como mínimo, ronda por casa o por alrededores... ya que en muchas ocasiones repartimos... y no, no señores!!!! no nos los comemos todos!!! Hay que compartir, compartir el engorde...  por que la vida compartida es mejor y tiene sentido... 

Total, que os muestro una de mis recetas resultonas, que por cierto se me ocurrió, y claro como ya está todo inventado, al buscar información.... resulta que es una de las recetas más tradicionales de nuestro país, con ingredientes baratos y fáciles de encontrar, sencilla de hacer,  además de estar tremendamente buena... unas deliciosas Tartaletas de crema pastelera. 
Tradicionalmente se realizaba con masa de hojaldre... pero yo le doy un toque de rapidez, facilidad y menos dulce... además de más barato... si cabe aún... 
Originalmente se llaman Felipes de Fornos. Tienen su historia... aquí podéis conocerla.... El Comidista.

La crema pastelera la podemos hacer con unos días de antelación y guardar en la nevera, no hay problema... y por otro lado, el mismo día, o un día anterior... hornear las obleas de empanadillas de La Cocinera (marca que utilizo), de las pequeñas, que vienen 16 y cuestan unos 0'75 aprox.

He de decir que recomiendo el montaje de la tartaleta en el momento de servir... para que la oblea no se reblandezca por el efecto de la crema pastelera... aún así, si se reblandece es buenísima, de eso no hay duda...

¿Os animáis?




Vamos al lío.... 

Ingredientes:

- Obleas de empanadillas La Cocinera. (las pequeñas, vienen 16 y cuestan unos 75 céntimos aprox. en función de dónde las compréis claro está). Se puede utilizar también hojaldre... y cortar en círculos... imaginación... pero creo que con las obleas todo es más sencillo y los sabores no son tan empalagosos ya que la oblea no es dulce. 

- Una o dos porciones de la Crema Pastelera Infalible  (la encontraréis clickando sobre ella y aparecerá la receta de los profiteroles, más abajo está...) (una o dos porciones en función de si queréis hacer todas las obleas o la mitad)

-Fruta al gusto. En esta ocasión fresas partidas por la mitad. 

- Canela en polvo, si os gusta...


En primer lugar realizar la famosa Crema Pastelera Infalible, decir que sale seguro y que está de vicio... no digo más... 

Una vez hecha, dejar templar un poco y guardar en la nevera dentro de en un recipiente, personalmente prefiero de cristal, taparla con papel de film, el transparente, pero tocando la superficie de la crema pastelera en su totalidad, que no quede aire entre el film  y la crema... creo que me explico... de esta manera no se formará una capa dura en la superficie de la crema.. tapar con la tapa o volver a poner otra capa de papel film... se conservará estupendamente... 

En el momento de utilizar remover enérgicamente y ya... 


Cuando vayamos a hornear las obleas de empanadillas, precalentar el horno a unos 200 ºC, arriba y abajo. 

Preparar una bandeja con huecos para cupcakes, o magdalenas, flaneras, lo que tengáis... engrasar levemente con aceite en spray, o mantequilla, o lo que utilicéis... con la ayuda de una brocha, o papel de cocina... y posteriormente enharinar la superficie de cada hueco, (espolvorear harina con ayuda de un colador será más fácil, sacudir el exceso...). De esta manera la oblea desmoldará sin problemas.

Colocar las obleas de empanadillas en los huecos de la bandeja, una por hueco... colocar presionando levemente para darle la forma del hueco, ajustar al fondo y los bordes, se pueden hacer pliegues para cuadrar... pinchar con la ayuda de un tenedor o pincho de madera la base de la oblea. 

Rellenar cada oblea con garbanzos secos, existen otros artilugios específicos para ello, como bolas de cerámica, pero esta es más económica e igual de eficaz... para evitar que la oblea se hinche... (sobre todo si se hace con hojaldre).

Introducir en el horno a media altura durante unos 10'- 15' aprox. a 200ºC, hasta que empiecen a dorarse...

Dejar enfriar y desmoldar sin problema alguno... 


Ya tenemos las obleas y la crema pastelera. Sólo falta preparar la fruta y poco más. 

En el momento del montaje ponemos en un plato individual o bandeja... las obleas. 

Extraer la crema pastelera, de la nevera unos 10' antes de servir, yo la pongo en una manga pastelera, me parece más cómodo para servir, pero a cucharadas también se puede... con el riesgo de que os llevéis alguna a la boca... eso sí, luego cambiar de cuchara por favor... jajajajaja... bromas a parte...

Rellenar cada tartaleta con la crema pastelera y decorar al gusto con la fruta elegida. 

Espolvorear con canela si se desea... y a servir y disfrutar de unos de los postres más exquisitos y dignos de la pastelería, bajo mi punto de vista. 




Me despido y espero que os haya gustado la receta y la pequeña introducción al postre... Sin más me despido hasta la próxima... cuando? no lo sé... me gustaría estar más a menudo, pero hoy por hoy no me es nada fácil... 

Una cosa os digo... Intentad disfrutar de las pequeñas cosas que tenemos a nuestro alrededor, mirad al cielo más a menudo y aprended a mirar... son unos pequeños secretos que he descubierto para ser cada día un poco más feliz... Besos.... 

Si quieres saber más secretos, te espero por Instagram o Facebook allí estoy muy a menudo... el nombre es el mismo que el del blog. 





miércoles, 16 de marzo de 2016

Tarta de queso facilísima





He aquí una de las tartas de queso más buenas y fáciles de hacer, sólo hay que pesar un ingrediente y no se necesitan artilugios raros...  únicamente un poco de paciencia al hornear y ganas de comer... y si no las tienes... en cuanto la pruebes te vendrán... Lo comprobamos? 





Vamos al lio... mirad qué facil!!

Necesitamos un molde redondo desmontable de unos 20 cm... yo no tengo de esa medida, lo tengo más grande o más pequeño, por lo que lo hago en uno de 18 cm y el resto de masa la horneo en 4 moldes de silicona de muffins de ikea que van genial...  




Ingredientes:


- 2 yogures de 125 gr. naturales cada uno (griegos los que más recomiendo, normales, cremosos, NO light)
 
 La medida de los dos yogures...
-  de azúcar
-  de harina
-  de leche entera

- 3 huevos M
- 1 cucharadita de levadura tipo Royal
- 250 gr. de queso crema (philadelphia, mascarpone,...)


Para decorar:

Nata para montar 35 % de M.G. mínimo y azúcar al gusto.
Fresas o cualquier otro fruto rojo o lo que queráis y os apetezca... 


Precalentar el horno arriba y abajo a 180 ºC.

Preparar un molde de unos 20 cm de diámetro con spray desmoldante especial para repostería, o aceite de oliva normal, untado con una servilleta... forrar la base del molde con papel de horno.

Para evitar fugas de última hora... forro el molde con papel de aluminio... mi molde no es muy bueno y suele ocurrir...

Reservar.

En un recipiente batir los 3 huevos con el azúcar, mezclar con varillas 1-2'.

A continuación añadir lo yogures, la leche, la harina con la levadura y mezclar.

Por último añadir el queso crema, mezclar bien hasta conseguir que no hayan grumos (personalmente lo hago con varillas, y previamente, antes de echarlo, lo bato un poco con la varilla... y así es más fácil).

Una vez mezclado, verter en el molde.

Introducir en el horno a media altura, con calor arriba y abajo a 180ºC sin ventilador durante unos 60-80'. Suelo ponerle un papel de aluminio por encima cuando veo que se dora ya que no me gusta muy dorada... eso va a gustos.

Retirar del horno cuando al introducir el palillo en la tarta, este salga casi limpio... 

Apagar el horno y dejar la puerta entre abierta unos 10'. Luego dejar enfriar sobre una rejilla fuera del horno unos 10-15' y desmoldar.

Dejar enfriar.

Adornar con la nata montada ... y decorar con fresas u otra fruta... al gusto. 




Una tarta muy vistosa que dan ganas de probarla nada más verla...


Mirad el corte...



Qué aproveche!


Deseo y espero que os guste... 

La receta está basada en Aliterdulcia. Sin duda una de mis fiables. 








martes, 16 de febrero de 2016

Galletas de mantequilla, Shortbread



Shortbread, son unas deliciosas galletas hechas con mantequilla típicas de Escocia. En otros países, también son muy conocidas y apreciadas.

Seguramente las habréis visto, en más de una ocasión, en los centros comerciales... y tan sólo están hechas con 3 ingredientes, que habitualmente tenemos en casa.


Tengo la receta desde hace bastantes años... me la trajo mi hermano de Inglaterra. Es una fotocopia de un libro de texto escolar, por lo que sencilla lo es un rato!!! 


En la receta os explico varias formas de hacerlas, la masa es la misma, lo único que varía es la forma. 

Estas son las tres formas típicas de preparar estas galletas: en forma de "dedos-fingers", así se les llama,  rectángulos de unos 2 cm ; en forma de galletas redondas "shortbread rounds"; y en forma de un gran círculo, que se divide en porciones individuales.

En esta fotografía podéis ver casi todas sus variantes... 




Vamos al lío con la masa... ¡sólo 3 ingredientes! y si os fijáis es una receta muy fácil de recordar, incluso en proporción... 1, 2, 3.


Ingredientes para unas 20 galletas:

- 100 gr. de azúcar blanquilla
- 200 gr. de mantequilla (a temperatura ambiente, mínimo 82% de M.G.)
- 300 gr. de harina de trigo normal

Precalentar el horno con calor arriba y abajo, sin aire a 180 ºC.

Preparar una bandeja de horno con papel sulfurizado, papel de horno y reservar.

Batir el azúcar y la mantequilla unos 5' aproximadamente. Hasta que blanquee y se consiga una textura cremosa.

Añadir la harina y mezclar. Amasar hasta conseguir que los ingredientes se integren. Al principio se crea una textura de arena pero luego se integran y se forma una masa homogénea.


Una vez se tiene la masa, existen diferentes variantes para darles forma... (imaginación) !La más fácil, opción 2!

1- "Fingers o dedos" Estirar la masa en forma de rectángulo de un grosor de 1 cm, con la ayuda de un rodillo, o vaso o botella, lo que tengáis, y enharinando (espolvorear harina sobre el rodillo y la superficie a trabajar). Lo podéis hacer directamente sobre la bandeja antes preparada, o sobre una superficie enharinada levemente.

Dividir la masa, el rectángulo, en unos 20 trozos rectangulares, o como queráis, con la ayuda de un cuchillo enharinado (enharinarlo cada vez que cortéis la masa, así no se os pegara al cuchillo y el corte quedará limpio). No separéis las porciones, únicamente cortarlas. 


2 - "Shortbread rounds" Galletas redondas u ovaladas. En vez de realizar galletas rectangulares, una forma súper sencilla, y la más rápida, es formar bolas del tamaño que queramos, y aplastamos levemente.  Es una muy buena opción, y si queréis complicar un poco esta opción, podéis utilizar sellos para galletas...


3 - Utilizar un molde redondo de unos 18 cm o un molde rectangular, a ser posible desmontable,  forrar con papel sulfurizado y depositar la masa en él. Nivelar la masa con las manos o con una superficie lisa y dividir con un cuchillo, formando triángulos o rectángulos... lo que queráis, yo lo he hecho de todas esas maneras...

Es muy típico realizarles agujeritos en la superficie con la ayuda de un palillo o tenedor... 

Introducir en el horno a media altura y a 180ª durante unos 30', hasta que empiecen a dorarse  (si se doran demasiado poner papel de plata por encima).

Retirar del horno y espolvorear azúcar por encima. Al azúcar le podéis añadir canela... si os gusta... 

Cuando se saquen del horno, dejar reposar 10', y a continuación acabar de cortar con el cuchillo, y no desmoldar o movilizar hasta  que se enfríen... salen blandas, luego se endurecen.

Aunque calientes están de rechupete... y frías también....




No me digáis que no son fáciles... la opción más sencilla es la de formar galletas redondas...

Ánimo y al lío... aunque de lío poco... la verdad....

Deseo que os gusten!!! 








sábado, 9 de enero de 2016

Chocolate a la taza

En días grises, de lluvia o de frío nada como llegar a casa y tomarse un chocolate a la taza bien calentito para entrar en calor... ¿Qué os parece? Aunque, en estos días, el invierno no se está mostrando demasiado... sigue leyendo, hay más...


Puede que esos días grises, de lluvia o de frío no sucedan en el exterior, y sí sucedan en tu interior... en esos días, personalmente,  me apetece un chocolate bien calentito... siempre ayuda a reconfortar... y seguramente no soy a la única a la que le reconforta... ¿te animas? 




En esta ocasión os voy a dar la receta que se ha preparado en  casa de mi madre, en casa de mi abuela, y desde hace poco más de nueve años, en mi hogar. Es una receta que no falla, y tan sólo con dos ingredientes. 

Para mí, es el mejor chocolate a la taza que he probado hasta ahora. 




¿Os apetece uno? Seguid leyendo que no tiene ningún misterio, y, bajo mi paladar, ni azúcar hay que añadir...


Vamos con la receta que es hipermegasencilla:

Ingredientes: 
- Una tableta de chocolate a la taza marca Valor (la plateada)
- 1 litro de leche entera o semidesnatada 




Esta es la tableta de chocolate que utilizo



Vamos a ello: 

En un cazo, a fuego medio, verter unos 300 ml. de leche e introducir la tableta de chocolate troceada. 

Remover y deshacer por completo. 

Añadir el resto de la leche y remover constantemente para evitar que se pegue y queme el chocolate al cazo. 

Llevar a ebullición por unos 10'' y retirar del fuego. 

Dejar reposar unos minutos y remover de vez en cuando. Se irá espesando. (Si os gusta menos espeso simplemente hay que añadir más leche, sin más)

Servir bien calentito.






Os aseguro que es el chocolate a la taza más bueno que he probado, espesor justo a mi gusto y encima hecho en casa. 


Como anécdota, recuerdo que cuando lo hacía de pequeña, me encantaba súper espeso, y lo hacía de tal forma que ponías la cuchara recta en el centro de la taza y no se movía.... imaginaos!!!!





Estas fotografías las realicé en una semana que hacía mucho frío...
(de esto hace ya un año). 

Preparé el chocolate y lo tomé con la mejor compañía menuda que podía tener... mi mayor, mi mediano y mi pequeño, y en esta ocasión con unas magdalenas caseras que hornee esa mañana. 


Con ganas de que lo probéis y de que me contéis...

Buen provecho y deseo que lo disfrutéis.... muchas veces!!!!

Hasta la próxima.