jueves, 16 de febrero de 2017

Bizcocho de pueblo

He aquí un bizcocho de pueblo, pueblo, de los de antaño, esponjoso, suave y fino, que no se seca y que está delicioso.

Es una receta súper sencilla con muy pocos ingredientes, sin levadura, y además nada de tamizar harina, que sé que aveces da pereza. 

Este bizcocho lo descubrí a través de instagram, gracias a cocinandosabores . Amablemente compartió su receta con todos y nos transmitió ese aroma casero y con encanto. 
 
Me llamó la atención su nombre "Bizcocho de pueblo" y es que, personalmente, tengo debilidad por este tipo de recetas, recetas de antaño, recetas con alma, recetas con aroma casero, recetas que me hacen transportar a épocas anteriores que tanto admiro de forma culinaria, entre otras.

Es riquísimo, y ¿sabes? si mojas un buen trozo de bizcocho en una taza de café, el café desaparece en su totalidad... Haz la prueba!




Vamos a ello... 


Ingredientes:

- 110 gr. de azúcar blanquilla
- 4 huevos M
- 1 cucharadita de extracto de vainilla, o pasta de vainilla, o las semillas de una vaina de vainilla o si tenéis azúcar avainillado, de los 110 gr. de azúcar blanquilla , 30 gr. que sean azúcar avainillado. Opciones os doy...
- 70 gr. de harina
- 30 gr. de harina de maíz (maizena)
- 1 pizca de sal
- azúcar glass para espolvorear por encima y decorar

*La última vez le añadí dos cucharadas de zumo de limón recién exprimido, le podéis poner ralladura de limón, naranja... imaginación.



En primer lugar precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo, sin ventilador (si es con ventilador, se bajan 20ºC la temperatura). 


Preparar un molde redondo (el mío de 18 cm y desmontable) o cuadrado o rectangular (el mío 15x25cm) con papel sulfurizado en la base, no le puse nada más, ningún tipo de grasa ni antihaderente.


Mezclar la harina con la maizena y la pizca de sal, reservar. No tamizar, no es necesario, ya veréis...

En un bol, cuenco disponer los huevos y batir, añadir el azúcar y la vainilla, y batir y batir hasta que tripliquen su volumen, habrá aclarado su color considerablemente y su consistencia es parecida a una mousse sin tanto aire.

Añadir a los huevos las harinas reservadas con la sal y mezclar con una espátula de forma suave, y envolvente de abajo hacia arriba y bordeando el bol. A lo loco no, ya que quitaremos las burbujas de aire de los huevos batidos y el bizcocho no subirá... ni quedará esponjoso. Mezclar con cuidado, hasta lograr una mezcla homogénea.

Verter la mezcla en el molde preparado anteriormente e introducir en el horno a media altura unos 30', a 180ºC. Vigilar que no se dore en exceso por arriba, yo tuve que poner en los últimos 5-8' un papel de plata por encima del bizcocho, una vez ya había subido y estaba doradito. No abrir el horno antes de los 20' por favor, no subirá.

Sacar del horno cuando al introducir un palillo en el bizcocho este salga limpio.

Dejar enfriar 10' en el molde y luego desmoldar pasando un cuchillo afilado por los laterales, dejar enfriar sobre una rejilla es lo suyo, si no hay pues nada...


Espolvorear con abundante azúcar glass con ayuda de un colador para que quede de forma uniforme y a degustar.

He aquí un esponjoso, suave, fino y delicioso bizcocho de pueblo. De los de siempre, de antaño....

Deseo que os guste, aquí no dura nada y vuela... y éxito entre muchos catadores. 

Hasta la próxima receta y gracias. Disfrutadlo y disfrutad de la vida. 


viernes, 3 de febrero de 2017

Bizcocho de zanahoria básico





Este bizcocho de zanahoria es un dulce de siempre, tradicional, pero en mi cocina no tenía ese lugar. He de decir que hasta hace unos meses no incorporé la zanahoria a mis postres, aunque parezca mentira, pero así es y así lo cuento. Es posible que el principal motivo por el que no lo había hecho aún, es el de tener que rallar la zanahoria,  pero la cantidad a rallar no es muy elevada y enseguida se hace. 

Esta receta está extraída de una de las revistas que sigo desde que era adolescente, y no es de cocina, es de decoración "El Mueble". Ahora, incorpora una pequeña sección de recetas, y me animé al ver su sencillez.

Os invito a probar esta sencilla y básica receta, y me refiero a básica por el hecho de que no se utilizan muchos ingredientes, ni multitud de especias que acostumbran a introducir en este tipo de bizcocho. Así que si os gusta y queréis probar podéis añadir al gusto lo que os guste, nueces, pasas, nuez moscada,  jengibre, pimienta, clavo... éstas ultimas en muy pequeñas cantidades (desde 1/4 de cucharadita hasta 1cucharadita, al gusto) y así hacer el bizcocho a vuestro gusto personal.








Si os animáis os dejo la receta y espero que la disfrutéis.


Ingredientes (a temperatura ambiente) para un molde rectangular típico de bizcoco (pound-plum cake) de unos 21 x 11 cm y que sea alto, unos 7cm aprox, o unas 8-9 magdalenas:

- 140 gr. de harina de trigo común, a que tenemos en la cocina habitualmente
- 8 gr. de impulsor químico, levadura tipo Royal, en polvo (es medio sobre)
- 1- 2 cucharaditas de canela en polvo
- 180 gr. de zanahoria rallada (unas 2-3 zanahorias)
- 2 huevos M
- 100 ml de aceite de girasol o aceite de oliva suave
- 90 gr. de azúcar blanquilla (también se puede hacer con azúcar moreno)
- 1 cucharada de azúcar avainillada o una cucharadita de extracto de vainilla. 



Cobertura opcional: 

- 100 ml. de nata para montar, muy fría. (mínimo de 35% de M.G.)
- 100 gr. de queso crema, tipo philadelphia, mascarpone... 
- azúcar al gusto (2-3 cucharadas)
- arándanos, fresas, frambuesas.... al gusto 


En primer lugar precalentar el horno a 180 ºC arriba y abajo, yo sin ventilador. 

Tamizar (pasar por un colador fino) la harina, con el impulsor químico y la canela. La canela da un toque muy bueno, podéis añadirla al gusto. 

Preparar el molde que utilizaremos. Engrasar y poner en el fondo papel de horno, sulfurizado, y que salga por dos de los laterales para facilitar su desmoldado. Yo he utilizado, en esta ocasión , un molde alargado de unos, pero en otras ocasiones he utilizado la bandeja de magdalenas, cupcakes, la de los huequitos, y sin papel. 

A continuación, en un bol batimos con varillas los huevos, hasta triplicar su volumen. 

Añadimos el aceite en forma de hilo, dejándolo caer poco a poco, sin dejar de batir. (si podemos, y si no pues como podamos...).

Incorporamos la harina con la levadura y la canela, mezclamos muy bien. Queda una masa espesa, no os asustéis, al añadir el azúcar cambiará la densidad. 

Añadimos los dos tipos de azúcar, o el azúcar y la vainilla. Volvemos a mezclar muy bien. 

Finalmente añadimos la zanahoria rallada. Personalmente no pelo las zanahorias, las lavo muy bien y las rallo en un rallador grueso, pero podéis pelarlas y rallarlas finamente.

Verter la mezcla en el molde elegido. 

Hornear unos 35-40' si hemos elegido el molde alargado, y si hemos elegido la bandeja de magdalenas pues unos 10'- 15'. Hornear hasta que la masa haya subido, esté doradita y que al introducir un palillo en la zona central, salga limpio. 

Dejar enfriar sobre una rejilla unos 10' y desmoldar. 



Para la cobertura:

Generalmente lo hago a ojo, sí, así es... me he acostumbrado a ello y voy añadiendo en función del sabor que quiero obtener. No es nada complicado, creedme.

En un bol, y si está frío mejor, (yo lo meto en la nevera o congelador, junto con las varillas) semi-montar la nata y añadir el azúcar al gusto, probadlo, y en función de vuestro gusto añadís, o no, más azúcar. 

Añadir el queso crema y acabar de montar. ¡¡¡Ojo!!! no batáis demasiado... u obtendréis mantequilla... quedáis avisados... 

Adornar el bizcocho untando la crema de nata y queso y rematar con algún fruto rojo o lo que os apetezca... ¡¡¡y ya está!!! ¡¡¡A comer!!! y si no queréis cobertura, pues sin cobertura que también está delicioso...




Pasad unos muy buenos días y no olvidéis disfrutar cada momento, el tiempo no vuelve... y lo mejor que podemos hacer es vivirlo de la mejor manera que podamos y estos momentos si se acompañan de un rico dulce, mejor!




Nos vemos, o nos leemos en 15 días, si todo va bien. Gracias por estar al otro lado de la pantalla.