jueves, 16 de febrero de 2017

Bizcocho de pueblo

He aquí un bizcocho de pueblo, pueblo, de los de antaño, esponjoso, suave y fino, que no se seca y que está delicioso.

Es una receta súper sencilla con muy pocos ingredientes, sin levadura, y además nada de tamizar harina, que sé que aveces da pereza. 

Este bizcocho lo descubrí a través de instagram, gracias a cocinandosabores . Amablemente compartió su receta con todos y nos transmitió ese aroma casero y con encanto. 
 
Me llamó la atención su nombre "Bizcocho de pueblo" y es que, personalmente, tengo debilidad por este tipo de recetas, recetas de antaño, recetas con alma, recetas con aroma casero, recetas que me hacen transportar a épocas anteriores que tanto admiro de forma culinaria, entre otras.

Es riquísimo, y ¿sabes? si mojas un buen trozo de bizcocho en una taza de café, el café desaparece en su totalidad... Haz la prueba!




Vamos a ello... 


Ingredientes:

- 110 gr. de azúcar blanquilla
- 4 huevos M
- 1 cucharadita de extracto de vainilla, o pasta de vainilla, o las semillas de una vaina de vainilla o si tenéis azúcar avainillado, de los 110 gr. de azúcar blanquilla , 30 gr. que sean azúcar avainillado. Opciones os doy...
- 70 gr. de harina
- 30 gr. de harina de maíz (maizena)
- 1 pizca de sal
- azúcar glass para espolvorear por encima y decorar

*La última vez le añadí dos cucharadas de zumo de limón recién exprimido, le podéis poner ralladura de limón, naranja... imaginación.



En primer lugar precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo, sin ventilador (si es con ventilador, se bajan 20ºC la temperatura). 


Preparar un molde redondo (el mío de 18 cm y desmontable) o cuadrado o rectangular (el mío 15x25cm) con papel sulfurizado en la base, no le puse nada más, ningún tipo de grasa ni antihaderente.


Mezclar la harina con la maizena y la pizca de sal, reservar. No tamizar, no es necesario, ya veréis...

En un bol, cuenco disponer los huevos y batir, añadir el azúcar y la vainilla, y batir y batir hasta que tripliquen su volumen, habrá aclarado su color considerablemente y su consistencia es parecida a una mousse sin tanto aire.

Añadir a los huevos las harinas reservadas con la sal y mezclar con una espátula de forma suave, y envolvente de abajo hacia arriba y bordeando el bol. A lo loco no, ya que quitaremos las burbujas de aire de los huevos batidos y el bizcocho no subirá... ni quedará esponjoso. Mezclar con cuidado, hasta lograr una mezcla homogénea.

Verter la mezcla en el molde preparado anteriormente e introducir en el horno a media altura unos 30', a 180ºC. Vigilar que no se dore en exceso por arriba, yo tuve que poner en los últimos 5-8' un papel de plata por encima del bizcocho, una vez ya había subido y estaba doradito. No abrir el horno antes de los 20' por favor, no subirá.

Sacar del horno cuando al introducir un palillo en el bizcocho este salga limpio.

Dejar enfriar 10' en el molde y luego desmoldar pasando un cuchillo afilado por los laterales, dejar enfriar sobre una rejilla es lo suyo, si no hay pues nada...


Espolvorear con abundante azúcar glass con ayuda de un colador para que quede de forma uniforme y a degustar.

He aquí un esponjoso, suave, fino y delicioso bizcocho de pueblo. De los de siempre, de antaño....

Deseo que os guste, aquí no dura nada y vuela... y éxito entre muchos catadores. 

Hasta la próxima receta y gracias. Disfrutadlo y disfrutad de la vida. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario